Walk It: paseando en la Roma y la Condesa

Una neozelandesa promueve el arte urbano
La neozelandesa Laura Ainscough
La neozelandesa Laura Ainscough (Omar Meneses)

Los barrios mágicos de la Condesa-Roma dan cierto cosmopolitismo a la Ciudad de México y atraen personajes como la neozelandesa Laura Ainscough (1973), una psicóloga por la Universidad de Canterbury, maestra en Ciencias del Comportamiento por la Universidad La Trobe, así como maestra en Cine y Televisión por The Victorian College of the Arts de Australia.

La fascinación que Laura tiene por México la llevó no solo a quedarse a vivir en el país, a donde llegó hace dos años, sino a dedicar su profesión a Walk It, compañía que dirige dedicada a recorridos privados por la Roma-Condesa y la colonia Juárez, poniendo énfasis en el arte urbano.

“La primera vez que llegue al DF de vacaciones no pude dejar de ir a conocer la zona y quedé encantada por lo que vi, las texturas y los colores, para mí eso fue lo que me inspiró, la combinación de la arquitectura, las calles, la moda, los diseños y el arte urbano”, dice en charla con Dominical MILENIO.

Un tour por los secretos artísticos inadvertidos de esta zona tradicional de la capital

Para Laura, la Condesa y la Roma son áreas muy particulares que ofrecen estilos únicos de diseños, de vida y de arte urbano, ya que poseen una alta concentración de tiendas sin igual donde se muestra la diversidad de la Ciudad de México. Los contrastes de la arquitectura con la accesibilidad de las zonas hacen una mezcla sociodemográfica vanguardista esencial para la capital y los artistas emergentes.

“El arte urbano es un activo realmente único en cualquier parte del mundo, así es que cuando me di cuenta de que muchos turistas se perdían las experiencias de regocijo de las calles, comencé a ayudarles a conocer lo real del DF; es como, por ejemplo, cuando se visita Paris y es primordial caminar a la orilla del Sena, al igual que ir a Brooklyn estando en Nueva York”, comenta.

Laura trabaja sola en este proyecto. Los recorridos pueden ser de tres a cinco horas y los precios varían de 95 a 215 pesos por persona, dependiendo de la cantidad de turistas y el tiempo ocupado.

***

Las colonias Roma y Condesa de la Ciudad de México fueron fundadas en 1902, como consecuencia del impulso modernizador y europeizante promovido por el régimen de Porfirio Díaz, siendo éstas entonces incipientes fraccionamientos habitacionales que contaban con todos los servicios de infraestructura y medios necesarios para la época.

Estas zonas se encuentran emparentadas no solo por sus motivos históricos ni su área fronteriza, sino también por su espíritu bohemio y su modernidad, que hoy en día ha sido radicalmente transformada, ya sea en departamentos, restaurantes, galerías de arte, librerías, centros culturales o tiendas de todo tipo.

Laura opina que conocer las pirámides de Teotihuacan es de igual importancia que visitar el Palacio de Bellas Artes, las colonias Roma, Condesa, Juárez… todo esto es parte del patrimonio cultural de la ciudad, así como un factor importante de lo que la hace especial al mundo.

 “Para los turistas no siempre es fácil hallar el movimiento artístico de la ciudad, y por desgracia hay veces que la prensa extranjera puede llegar a dar una imagen negativa de México que las personas toman como real, y por consiguiente les da miedo explorar”, dice Laura, quien siempre toma cualquier oportunidad para aprender y explorar lo que se encuentra en alguna zona.

Hace múltiples visitas, investiga leyendo o hablando con la gente del lugar, su misión es que sus clientes —los cuales han sido de Rusia, Sri Lanka, Inglaterra, India, Turquía, Suecia, Estados Unidos, España, Australia y por supuesto de México— se lleven una experiencia que cumpla con sus expectativas en un tiempo preciso.

Uno de los principales enfoques de Laura es el grafiti, que es resultado de un movimiento urbano rebelde y libre, donde se plasman textos creativos con el afán de expresar y divulgar ideologías y estilos de vida, y que es una de las cuatro ramas del movimiento artístico y cultural del hip hop.

Uno de los artistas urbanos que Laura no solo admira, sino que le gusta mucho mostrar, es Struendo, quien además de ser artista urbano especializado en el sticker bombing, es luchador profesional mexicano y miembro del Consejo Mundial de Lucha Libre.

La lucha de Struendo va desde los cuadriláteros hasta un lugar en la calle; la fuerza, la motivación y la creatividad son lo que hacen a este personaje seguir adelante. “El truco es estar alejado de los vicios, eso es muy importante, ese ha sido uno de los factores que me ha mantenido de pie por más de 15 años de carrera”, dice el artista-gladiador.

Comenta Laura: “La clave para cualquier país es el pueblo. He conocido a muchas personas inteligentes, talentosas, afectuosas de todos los niveles de la sociedad, para mí las personas son parte vital del tejido de la ciudad. Realmente aprecio la educación y creo que en un nivel urbano los mexicanos han sido muy considerados y justos conmigo”.

Las historias visuales que cuentan las zonas de la Ciudad de México son en parte un viaje por el tiempo, en donde los contrastes de los colores y la arquitectura de los edificios son la principal fuente de inspiración de Walk It, para poder vivir la magia del pasado que coexiste con el presente; la belleza del arte urbano se encuentra en la versatilidad de los grafitis que aparecen y desaparecen o simplemente son modificados, dando como resultado una ciudad donde nada es permanente.

“En la calle, una obra de arte es totalmente inesperada, el hecho de que no se tiene la menor idea que se estará ahí es sorprendente y además alegra, es increíble”, considera la cineasta neozelandesa.