Libros

Las recomendaciones de Milenio Dominical para este fin de semana son: 'La última tentación', 'No habrá orquídeas para la señora blandish' y 'El buen doctor'.
Las recomendaciones para este fin de semana son: 'La última tentación', 'No habrá orquídeas para la señora blandish' y 'El buen doctor'.
Las recomendaciones para este fin de semana son: 'La última tentación', 'No habrá orquídeas para la señora blandish' y 'El buen doctor'.

LA ÚLTIMA TENTACIÓN

Un Cristo demasiado humano asoma por las páginas de esta novela que Casandsakis concluyó a fines de 1951, tras cuatro años de encierro y desvelos, y que poco después se ganó la condena de la Iglesia católica. Es un Cristo demasiado humano porque se niega a ejercer su misión redentora para concentrarse en cambio en su oficio como carpintero que trabaja para los romanos. Estamos en los últimos años narrados en los evangelios pero falta el episodio central, el de la muerte y la resurrección. Que el lector encuentre por sí mismo a ese Cristo que decide llevar una vida terrenal. El estudio introductorio, a cargo de Carmen Vilela Gallego, es de rigurosa visita.

Nicos Casandsakis

Cátedra

España, 2015, 814 pp.

 

 

NO HABRÁ ORQUÍDEAS PARA LA SEÑORA BLANDISH

James Hadley, el pseudónimo que ocultaba a René Lodge Brabazon, era un oscuro escritor cuando en 1939 publicó esta novela. De inmediato, atrajo la atención de George Orwell y Graham Greene, y, aún mejor, la de Hollywood. Sus historias, thrillers alocados y efectivos, se volvieron surtidores de más de cincuenta filmes. Aquí el robo de un collar de perlas desencadena una vorágine de instintos predatorios que aumentan en violencia a medida que avanza la trama. La señorita Blandish, causa y efecto de la novela, personifica al ensueño que termina convertido en pesadilla. Pertenece a esa fructífera estirpe de mujeres que atraen la desgracia.

James Hadley Chase

Océano

México, 2016, 241 pp.

 

 

EL BUEN DOCTOR

Paul Kalanithi padecía un cáncer terminal cuando inició la escritura de este libro a mediados de 2014. Tenía 36 años y sabía que el final estaba próximo, pues era jefe de residentes de neurocirugía. De modo que estamos frente a un libro póstumo. ¿De qué va? Del tránsito de la salud perfecta a la certeza de la muerte. Es una suerte de autobiografía médica que transcurre en hospitales: primero como sanador y luego como paciente. Y, por extraño que parezca, es honestamente tranquilizadora. Leamos: “El tiempo para mí es ahora de doble filo: cada día me aleja más del descenso de la última recaída pero me acerca a la siguiente recurrencia”.

Paul Kalanithi

Océano

España, 2016, 208 pp.