Avelina Lésper responde a Pavel Cortés acerca de estatuillas Emme

El director de Contenidos y Programación del Premio Maguey, asegura que Grupo Milenio le copia idea aunque acepta que desconoce el marco legal en el que fueron registradas.
Esculturas del proyecto Milenio 15 años, 15 esculturas, 15 artistas. Los artistas al intervenirlas no pueden modificar su forma y medidas porque se trata del logotipo del grupo registrado hace 15 años
Esculturas del proyecto Milenio 15 años, 15 esculturas, 15 artistas. Los artistas al intervenirlas no pueden modificar su forma y medidas porque se trata del logotipo del grupo registrado hace 15 años (Milenio)

Guadalajara

La Jornada Jalisco en su edición de ayer publicó una nota en la que se asegura que el proyecto Milenio 15 esculturas, 15 artistas, 15 años de Grupo Milenio “muestra algunas similitudes con la estatuilla Emme que otorga el Premio Maguey cada año dentro del Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG), a lo mejor de cine con temática queer”.

En la nota Pavel Cortés, director de Contenidos y Programación del Premio Maguey del FICG, dice que la iniciativa de Grupo Milenio es “un plagio evidente”.

En entrevista, Cortés se deslindó del título que aparece en la nota de La Jornada Jalisco, dijo que “el título lo escogió quien escribió la nota”, aunque por otro lado ratificó que sí le parece un plagio la iniciativa de Grupo Milenio, porque “la eme del Premio Maguey es un proyecto que hemos venido desarrollando nosotros, que es una iniciativa que surgió por parte del FICG” en 2012. “Hay plagio con la exposición que está realizando MILENIO acerca de los 15 años, de la cuál desconozco bien cual sea el título”. Este medio le preguntó si conoce cómo está

registrada la estatuilla Emme del Premio Maguey, señaló que “obviamente el registro es una cuestión legal que se tiene por parte del festival, desconozco cuáles sean los estatutos legales con los que se cuenta, pero independientemente de eso la referencia es clara”. También se le cuestionó sobre cuál es la motivación de su queja y si ha pensado en realizar una demanda formal por plagio a Grupo Milenio, Cortés contestó: “de nuestra parte no hay una intención legal, porque consideramos que en nuestro país ni siquiera existen las condiciones para hacer algo así. La ley en relación al arte y a la cultura está llena de recovecos y vacíos, en los que proceder de manera legal ante este tipo de situaciones es impensable y es hasta ridículo”. Finalmente se le preguntó: Si no va a demandar legalmente, entonces ¿Sus declaraciones a medios fueron para llamar la atención? Ante esta pregunta Cortés contestó: “Si tú lo consideras así, tú puedes darle la interpretación que tú quieras, eso es subjetivo y eso habla de cómo te riges tú, no de cómo nos regimos nosotros”. En entrevista ratificó que las emes que realizan el FICG son de materiales diversos, son piezas que se pueden dividir en dos y que el fin para el cual son realizadas es para entregarlas a personalidades invitadas al festival a manera de preseas y no para que permanezcan como una colección.

Respuesta de Avelina Lésper

“Es importante aclarar que en nuestro grupo el apoyo al arte y sus artistas es una misión fundamental y esto incluye el respeto por la autoría de la obra de todos los artistas. La letra eme M como tal tiene universalidad y nadie puede registrarla, el hecho de que una palabra contenga letras no significa que alguien sea dueño de esas letras. La pieza a que menciona el señor Pavel Cortés la describe como, y cito textual: “el proyecto Emme, que consta de una escultura en forma de “M” cúbica dividida en dos, aludiendo a las parejas del mismo sexo, y cómo dos elementos iguales pueden generar una unidad.

La eme que desarrollamos para ser intervenida es copia exacta del logotipo de Grupo Milenio que está registrado como su identidad corporativa. La eme de este logotipo está diseñada ex profeso y tiene varias características, es asimétrica en sus partes, y tiene dos salientes inferiores sobre una base redonda de color rojo. Sobre este diseño hicimos una pieza en madera, la cual también tenemos registrada porque es parte de una marca. Respecto a la motivación, nuestro trabajo se centra en el 15 aniversario de la fundación de Grupo Milenio como un corporativo que investiga y genera información. La otra pieza del FICG es un premio.

La intervención en esencia es sobre la forma del logotipo de Grupo Milenio, y una empresa tiene derecho de hacer lo que quiera con su logotipo y fue lo que hicimos. No hay plagio porque la forma, la idea y propósitos de nuestras piezas son originales, así como las esculturas terminadas ya que todos los artistas las realizaron con libertad sobre la temática que ellos decidieron y carecen de relación con otras piezas. La expresión artística a través de la intervención tampoco puede ser propiedad de alguien, el hecho de usar la superficie de un objeto como soporte artístico y alterar su presencia es una disciplina que existe desde el surrealismo, y es parte del arte mismo. Es como que alguien quisiera registrar el acto de pintar o dibujar, es completamente improcedente. El acercamiento de los artistas con la pieza tiene reglas distintas, nuestras piezas están íntegras en su corporeidad, se les podía agregar, o transformar, pero no fragmentar o separar. Están realizadas con capas de madera y se podían romper si las fragmentaban.

Es evidente que los dos proyectos son completamente distintos y carecen de relación, no coinciden ni en las ideas, motivaciones, recursos materiales y resultados. A nivel personal quiero manifestar que respeto y admiro las expresiones culturales, artísticas y la lucha por los Derechos Humanos de la comunidad LGBTTT, han sido muy valientes y nuestra sociedad debe respetar y defender el derecho a elegir algo tan personal y esencial como la orientación sexual. En resumen: si la acusación es sobre la forma es falsa, nuestra forma de eme es original y está registrada. Si es sobre la acción de intervenir, esta no tiene propiedad intelectual y desde desde hace más de 20 años

las empresas mandan intervenir logotipos a artistas. Si es sobre la intención y temas también es falso. Qué culpa tenemos de que Milenio y Maguey se escriban con eme, si ellos se llamaran de otra forma está acusación sería imposible, eso demuestra que los argumentos del señor Cortés son improcedentes y carecen de sustento. Es oportunismo para dar relevancia a su premio.