• Regístrate
Estás leyendo: Mil jóvenes reflexionan con Fernando Savater
Comparte esta noticia

Mil jóvenes reflexionan con Fernando Savater

El evento culminó con un grupo de mariachi que felicitó al escritor por sus 70 años.


Publicidad
Publicidad

A las 17:00 horas de este lunes se realizó el foro Mil Jóvenes con Savater ante un auditorio lleno en el que participó el escritor donostiarra, Fabrizio Mejía Madrid y Jesús “Chucho” Silva Herzog.

Al iniciar el foro Fabrizio Mejía Madrid, quien fungió como moderador, comentó que el escritor se encontraba mal de la garganta, por lo que pidió discreción al público. “Quiero iniciar con una entrevista realizada al mismo Fernando Savater en la que enuncia de forma precisa lo que es para para nosotros los lectores: ‘nunca quise ser esto o aquello, sino un conjunto de actividades, una forma viva de resistencia a la disciplinada mediocridad de la división del trabajo y de los gustos que hace o quiere hacer incompatible la opción política de izquierdas y la afición a las carreras de caballos o a los buenos vinos, tal como André Gide, me gustaría ser ante todo ese contemporáneo esencial que acompaña, critica, refleja, parodia, provoca e inquieta y en ocasiones orienta la vida de los otros’. En esta ocasión Fernando Savater viene a presentar un nuevo libro: Contra el separatismo en el que vuelve a su papel como polemista”.

TE RECOMENDAMOS: Presentan "Solalinde: Los migrantes del sur" en la FIL

Fabrizio Mejía continuó enumerando las profesiones que ha desempeñado Fernando Savater como escritor, maestro, periodista y divulgador de la filosofía: “la ética para Savater no es un estado de comodidad, sino un trabajo arduo de reflexión, donde la trascendencia es salir de uno mismo y volver, para pensar las cosas, no como son, sino como deberían ser”.

Jesús “Chucho” Silva Herzog, disertó sobre el conformismo y la inercia “de la mano de Savater tenemos que recordar que la ciudadanía es algo más exigente que conformarse con las reglas, que exige reflexionar y tener una disposición al diálogo, que tenemos el deber de comprender lo que significa la democracia”.

Savater inició su ponencia con una anécdota “yo estoy en la condición del perro guardián mudo, que no podía ladrar y tenía que salir una pancarta que decía ‘guau, guau’. Me da mucha alegría estar aquí, hace muchos años que vengo a Guadalajara y tengo el interés de charlar con los jóvenes, durante mi vida activa como profesor tuve alumnos jóvenes y eso siempre es una gran alegría. Yo no soy un filósofo, en el sentido del término, sino un profesor de filosofía que ha intentado que los jóvenes se interesen por los filósofos que merecen la pena. Yo les puedo decir, sin pretensión de falsa modestia, que soy una persona sin importancia que se ha dedicado a los temas importantes, mi trabajo ha sido demostrar que esas cosas cuentan. En un momento de su apología, Sócrates, cuando está frente a sus jueces, que le van a condenar y una de las cosas de las que le acusan, es de haber pervertido a los jóvenes y él se defiende con el argumento más obvio ‘¿Qué beneficio puedo obtener de que los jóvenes sean perversos? ¿Quién querría vivir rodeado de gente perversa?’ Hasta el peor criminal, le conviene estar rodeado de gente buena, solícita y solidaria, nadie quiere estar rodeado de gente mala y dijo a sus jueces: ‘por poca inteligencia que ustedes me concedan deben reconocer que no querría vivir con gente mala, porque es peligrosa. Consideran corrupción reflexionar sobre lo que los otros hacen mecánicamente’. Si nos ponemos a pensar hacemos las cosas porqué hacemos las cosas, nos daremos cuenta de que lo hacemos porque todo el mundo lo hace, el reflexionar sobre lo que hacemos dificulta las cosas, si nos miramos los pies al caminar. Sócrates introduce una frase con la que arranca la filosofía: ‘una vida sin examen, no merece la vida de ser vivida (por un ser humano)’. Me he dedicado a enseñar lo que han enseñado los grandes filósofos sobre la vida, aunque muchas veces, parece que no haya conexión entre lo que escriben y lo que sucede”, mencionó el escritor.

De allí se dio el uso de la palabra al público, la primera pregunta fue sobre El valor de educar, a lo que el autor respondió que “ese libro, lo escribí a petición del sindicato de enseñantes mexicanos, se quería dar un pequeño obsequio a las personas dedicadas a la enseñanza. Se trataba de mostrar que la enseñanza es valiosa, como valen las cosas que tienen un precio alto, como el oro y que hay que tener valor para educar. Para enseñar, hay que enseñar a vivir, solo se puede aprender a vivir de otro ser humano, con sus defectos, con sus aciertos, toda enseñanza es algo cuerpo a cuerpo, se da una relación entre el que quiere aprender y el que quiere enseñar”.

La segunda pregunta iba dirigida hacia lo que el escritor expuso sobre la reflexión y cómo puede entorpecer la acción, a lo que explicó que “el hecho de que hay que reflexionar sobre la vida, no significa que tengamos que reflexionar sobre cada acto en particular, sino que el peligro de vivir de modo automático”.

Savater y Herzog reflexionaron sobre el papel de la literatura en la vida “muchos de los autores que están aquí son literatos y son ellos los que nos permiten vivir otras vidas. Tenemos que pensar que la capacidad de ponernos en el lugar del otro es una característica del ser humano, los otros seres vivos y los seres humanos, en particular. Podemos pensar el mundo desde el otro lado y no solo desde el nuestro, podemos compadecernos y tener simpatía, y eso los literatos lo expresan mejor”.

No podían faltar las alusiones a la situación española, y el escritor respondió con humor que “primero hay que leer mi libro”, para después dar espacio a la reflexión, “hay que aprender de la vida, lo que pasa es que a veces queremos saltarnos capítulos de esa lección y no queremos seguir todos los pasos. En el mundo ocurren cosas que nos dan que pensar, porque son cosas que van en contra de nuestros deseos. Pero el hecho de que las cosas vayan mal, nos hace pensar, cuando todo está bien, generalmente no pensamos. En el caso de España se está violentando la ciudadanía, lo que es de todos está queriendo ser manipulado por unos pocos”.

Ya casi para concluir se le preguntó sobre la libertad de expresión, a lo que preguntó: “pero ¿Por qué se persigue a los que piensan distinto?, se hace siempre elogio a los librepensadores, pero a los de otras épocas, los librepensadores de esta época suelen granjearse propio cariño, porque lo que escriben nos cuestiona. Cuando todos obramos de la misma forma no pensamos, pero que alguien haga algo diferente a lo que todos hacen, genera una incomodidad, porque es inquietante”, señaló.

Estaban en otra pregunta cuando súbitamente irrumpió un mariachi que entró cantando unas Mañanitas cómicas y originales para celebrar los 70 años de Savater, en las que recordaron sus 15 años y le desearon que se emborrache. Luego interpretaron “Si nos dejan”. El foro terminó con un público emotivo que coreaba y un caluroso aplauso.

GPE

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.