Las mil batallas de la canción de amor

El autor recorre históricamente desde Mesopotamia hasta Madonna, y dice que ha sobrevivido a “represiones y supresiones, violencia y ejecuciones”.
El musicólogo se remonta 4 mil años atrás en sus indagatorias.
El musicólogo se remonta 4 mil años atrás en sus indagatorias. (Especial)

México

La canción de amor favorita de Ted Gioia (Palo Alto, California, 1957) es “Lush Life”. Sin embargo, no está en Canciones de amor. La historia jamás contada (Turner, 2016), su libro más reciente. Peccata minuta, porque la información que contiene desborda todas las expectativas que uno pudiera tener sobre el tema, pues va desde las culturas antiguas hasta nuestros días.

La canción de amor, afirma Gioia, “merece respeto por ser la más reacia entre las expresiones artísticas. Veterana de mil batallas, ha sobrevivido a enconadas represiones y supresiones, violencia y ejecuciones, y casi siempre en nombre de la libertad y los derechos humanos (…)
La canción de amor se ha ganado una y otra vez sus credenciales de vanguardia, abriendo caminos en la primera línea de las transformaciones sociales, y con toda probabilidad seguirá desempeñando el mismo papel en el futuro”.

El autor de Blues. La música que nació del Mississippi e Historia del jazz, que han sido editados por Turner en español, dice en entrevista con MILENIO que desde hace muchos años le ha interesado la música de la vida cotidiana.

“Mucha gente escribe libros sobre músicos famosos que tienen discos que venden millones de copias y se presentan ante miles de personas, pero a mí me interesa la historia que no se ha contado y que es cómo la música cambia a personas como tú y yo”.

Compositor, historiador, profesor, pianista y productor, Gioia ha escrito dos libros más sobre el tema: Work Songs, dedicado al papel de la música en el trabajo, y Healing Songs, que aborda sus aspectos curativos. “Ahora quería escribir un tercer libro sobre cómo la música cambia la vida de la gente con las canciones de amor. Empecé en 1991 y apenas lo terminé el año pasado”.

El autor comenta que su historia “se remonta 4 mil años atrás: desde la antigua Mesopotamia y el antiguo Egipto, Grecia y Roma, hasta nuestros días con Justin Bieber y Madonna. Estudié toda la historia. Lo más interesante que aprendí es que muchas de las personas clave de la historia de la canción de amor han sido olvidadas, han sido borradas de los libros”.

¿Por ejemplo?

En mi libro digo que la canción de amor occidental fue creada por cantantes mujeres esclavas en el norte de África en el siglo XIX. Esta música llegó a Europa después de que los musulmanes conquistaron España. Fueron imitados por los trovadores europeos en Francia. De muchas formas, estas mujeres esclavas inventaron la canción de amor moderna. Esta es una historia que nadie ha contado antes.

¿En qué contextos se ha dado la censura hacia las canciones de amor?

Casi no han sobrevivido canciones de amor de la Europa de la Edad Media del periodo que va del año 200 al 1000, pero sabemos que existieron. ¿Por qué lo sabemos? Porque los curas siempre se quejaban de ellas, referían que había que deshacerse de ellas. Había concilios en los que los curas se reunían y afirmaban que tenían que hacer algo para evitar que la gente cantara las canciones de amor. El cura decía que si alguien confesaba cantar estas canciones, no era perdonado porque era algo muy malo.

“Las canciones son más poderosas que los reyes”, dijo usted en alguna entrevista, aunque se da el caso de soberanos que las escribieron.

Sí. En el siglo XI la nobleza empezó a cantar sus propias canciones de amor, y en ese punto la Iglesia tuvo que echarse para atrás: no podía detenerlas más.

Lo que he encontrado es que después de un periodo de censura surgirán nuevas canciones de amor que, a su vez, crearán controversia y censura. Pero, al final, la canción de amor triunfa. Es como el rock and roll: cuando llegó Elvis Presley fue tal el impacto que no querían ponerlo en televisión, pero sobrevivió.

Música y cambios sociales

Ted Gioia considera que la música provoca cambios sociales: “Las grandes revoluciones en la vida social primero se muestran en la música. Eso sucedió en el rock and roll, Woodstock y el Verano del Amor, lo mismo que en el jazz de los años 20. Fue una fuerza fundamental de cambio social que siempre empezó en las grandes ciudades, pero se diseminó por todas partes”.

Afirma que en varios periodos de la historia “surgieron nuevos tipos de canciones de amor y crearon cambios sociales. Sucedió en China en tiempos de Confucio, en la antigua Grecia y en la Edad Media y, evidentemente, en América con la llegada de la población africana que nos dio el blues, el jazz, el tango, la salsa y otros estilos de música. A través de la historia, cuando alguien se sentía más libre en su vida amorosa, lo expresaba por medio de canciones. Y eso es controversial, porque son los jóvenes los que quieren su vida amorosa, no la de sus padres”.