• Regístrate
Estás leyendo: Migrante oaxaqueño conquista Canadá con su mariachi
Comparte esta noticia
Miércoles , 18.07.2018 / 08:40 Hoy

Migrante oaxaqueño conquista Canadá con su mariachi

Alex Alegría fue albañil, jardinero y barrendero en aquel país hasta que un día “agarró valor” y salió a la calle vestido de charro, armado solo con una guitarra.

1 / 2
Publicidad
Publicidad

Milenio Digital

Alex Alegría emigró en 1996 de Acapulco a Vancouver, Canadá, con la intención de estudiar turismo. No pudo y tuvo que hacer de todo para sobrevivir. Finalmente retomó una vieja afición y desde hace casi 15 años encabeza a Los Dorados, un popular grupo multiétnico que toca música mexicana, un mariachi canadiense.

Sin conocidos y sin dominar el idioma, Alegría se lanzó a la aventura. Originario de Tuxtepec, Oaxaca, tomó cualquier trabajo para salir adelante; fue jardinero, albañil, barrendero, ayudante de pintor, de mecánico y de carpintero. “De todo un poco. Tanto que hoy, si supiera que tendría que pasar todo lo que pasé, pues no vengo”.

EL GRUPO

Para paliar la depresión, “un día agarré valor y me fui a la calle; me puse a tocar mi guitarra vestido de charro. Entonces pasó un chinito y me dijo: ‘Oye, yo tocó violín y he visto que el mariachi tiene violines. ¿Me das chance de tocar contigo?’ Se puso a tocar conmigo; él su onda clásica y yo mi onda ranchera”, recordó.

“Al ratito pasó un trompetista y me dijo: ‘Yo toco jazz, ¿me das oportunidad de tocar contigo?’ Después fuimos cuatro, hasta que sucedió lo inevitable: alguien me ofreció un contrato con la condición de que fuéramos siete y todos estuvieran vestidos de charro. Ese fue el primer reto que tuvimos como grupo y fue nuestro inicio, un 5 de mayo de 2003. Realmente no era mi meta ni mi intención, pero fue un accidente muy bonito”.

Alex aprendió a tocar en Tuxtepec. “En la prepa un amigo me enseñó a tocar y después seguí con los libritos de Guitarra fácil. No soy músico de escuela, soy de oído, pero con los muchachos he aprendido muchísimo”.

Los Dorados es un mariachi integrado por 12 músicos. Un coctel de apellidos, acentos y fisonomías de al menos tres continentes: en los violines están Patrick Ernst, un indígena nativo de Canadá, Michael Krywulak y Matthew Logan, ambos de origen ucraniano; Jeffrey Chow, de ascendencia china; Paul Chan, taiwanés, y Boris Ulanowicz, de Polonia. En las trompetas el italiano Mark D´angelo y el inglés Jeremy Vint. En el guitarrón el canadiense Diego Kohl y en la vihuela otro mexicano, Ricardo Ochoa. En las guitarras están Alegría y el filipino Roberto Florecio.

MULTICULTURAL

Armonizar tantas lenguas fue un problema menor, lo difícil fue unificar estilos, “que ellos aprendieran a sentir la música mexicana y a tocar sin leer, porque son músicos de escuela y están acostumbrados a leer las partituras”.

Luego de tres lustros de intenso trabajo, Los Dorados son muy requeridos para llevar serenatas “clandestinas, porque en Vancouver no se permiten”, tocar en fiestas privadas o amenizar actos públicos. Son invitados a festivales internacionales representando a Canadá, han grabado dos discos parcialmente originales y recientemente un tercero, con temas de su autoría. Para festejar sus 15 años preparan un libro.

Al principio quienes contrataban sus servicios eran los pocos mexicanos o latinos en Vancouver; hoy la música mexicana está en auge. “Ya es común que nos contraten chinos, hindús, alemanes, ucranianos y europeos. Vieras cómo les gustan las canciones que aprendieron de las viejas películas mexicanas”.

Mientras Alegría contaba esto, su mariachi tocaba “Bésame mucho”. Un hombre mayor de rasgos chinos empezó a tararear el clásico de Consuelito Velázquez.

Aunque añora su tierra, gente, lengua y, sobre todo, la comida, Alegría no oculta el orgullo de lo que ha conseguido. “Haber llegado a este país me volvió mariachi y estoy muy orgulloso de ese logro. Quizá si hubiera estado en México no sería músico”, aseguró a MILENIO. “No me arrepiento porque no me he ido, yo soy mexicano aquí y allá. Quizá mi misión en la vida fue traer la música de mariachi a este país, no lo sabemos; pero yo voy a regresar a México. ¿Cuándo? No lo sé”, concluyó.

Para terminar, Los Dorados tocaron un pegajoso ritmo con la letra adaptada: “El mariachi loco… de Canadá / el mariachi loco, de Canadá... Tan-tán”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.