Los miedos se hunden en el mar

El reportero tijuanense Jorge Nieto ha trabajado por una década en en temas de migración, cultura y frontera; fue seleccionado para trabajar en un taller de la FNPI en Cartagena, Colombia

Tijuana

Ser reportero para descubrir historias; en algunas ocasiones los periodistas perdemos la vida buscando cosas que ya hemos encontrado. En cualquier latitud los reporteros se preguntan cómo van a contar la historia que han visto y oído decenas de veces.

¿Con qué palabras e imágenes se va a narrar la desesperación de una mujer que ha perdido a toda su familia? La historia de Rosalba está unida a la historia de Colombia y del fenómeno de los desplazados por la violencia.

La vida de esta mujer de 60 años la cuenta el reportero tijuanense Jorge Nieto, al lado de otros dos periodistas latinoamericanos que participaron en un taller de narrativa audiovisual organizado por la Fundación Nuevo Periodismo, del célebre colombiano Gabriel García Márquez.

"Los miedos se hunden en el mar" es la historia de Rosalba, una mujer colombiana, víctima de la violencia. Ella perdió a toda su familia en un enfrentamiento con paramilitares, quienes llegaron a Monte de María, donde ella vivía, donde tenía ganado...se dedicaban al cultivo su hijo, su hermana; llegaron los paramilitares y mataron a todos. Ella se esconde y logra salvar su vida, la de ella y la de su hija. Buscando un lugar dónde vivir llegaron al barrio Nelson Mandela, un barrio donde viven los desplazados por la violencia. Conocimos a Rosalba gracias a la FNPI, a un taller de narrativa audiovisual...guiaron a 12 periodistas que asistieron al taller", comentó.

Usando como armas dos cámaras de video, un micrófono y una computadora, la escena se desarrolló en Cartagena.

Rosalba nunca había estado en el mar; entre el miedo y la desolación por primera vez llegó al mar. La seducción de las olas y las palabras, un duelo entre la idea de contar la historia de Rosalba y los desplazados por la violencia.

El problema se resolvió para estos jóvenes periodistas que participaron en el taller conducido por Jaime Abello, director de la fundación. Durante 5 días asistieron al barrio Nelson Mandela para contar "Los miedos se hunden en el mar".

"'Los miedos se hunden en el mar' llevó mucho del trabajo del reportero, de la calle, de estar yendo y yendo y yendo al mismo lugar porque siempre es diferente, de no quedarte con la primera entrevista, que en el día a día del reportero de noticias a veces tenemos que hacerlo. Si tienes el tiempo, hay que regresar, hay que volver a preguntar. Este trabajo tuvo mucho tiempo, horas y horas, con la historia de Rosalba, una mujer de 60 años que no conocía el mar, porque ella tenía un tema emocional que relacionaba el tema del mar con la muerte", relató.

Jorge Nieto es el ejemplo diario del trabajo en el mejor oficio del mundo, como lo define Gabriel García Márquez. Para este joven reportero, la experiencia le dejó gran enseñanza.

"Fue un gran aprendizaje, el poder aprender de otros personajes, de otros periodistas, de los colombianos, sobre todo que ellos nos llevan aproximadamente 20 años de ventaja con el tema de la violencia, como el tema de los desplazados, que ellos lo siguen viviendo. Fue enriquecedor platicar con ellos, comparar mi trabajo; siempre la posibilidad de un nuevo aprendizaje, que como periodista lo puedes hacer desde cualquier lugar del mundo", consideró.