• Regístrate
Estás leyendo: Mezclan guitarra eléctrica con orquesta filarmónica
Comparte esta noticia
Viernes , 21.09.2018 / 16:53 Hoy

Mezclan guitarra eléctrica con orquesta filarmónica

Antonio Juan Marcos estrenará la pieza titulada 'Nocturno eléctrica', acompañado de la agrupación de la ciudad y Alejandro Marcovich.

Publicidad
Publicidad

La Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México (OFCM), bajo la batuta del director José Areán y el guitarrista Alejandro Marcovich, se unirán para estrenar la obra Nocturno eléctrico, del compositor mexicano Antonio Juan Marcos, el 12 y 13 de septiembre, en la Sala Silvestre Revueltas, del Centro Cultural Ollin Yoliztli, a las 18:00 y 12:00 horas, respectivamente.

La composición surgió por la necesidad del compositor de buscar nuevas propuestas por medio de la mezcla entre los sonidos de la guitarra eléctrica y las orquestas: "Le comenté a José que tenía ganas de hacer un proyecto para guitarra y, casi por telepatía y de manera simultánea, ambos pensamos en Alejandro Marcovich para que nos acompañara".

Areán conoce tanto el lenguaje composicional de Antonio Juan Marcos como el de Marcovich: "Fue una gran coincidencia que tuviéramos la misma idea sobre quién podía ser el guitarrista para este proyecto. Además, casualmente José conoce a Alejandro desde la adolescencia, cuando ambos tocaban en diferentes grupos de rock", cuenta Antonio.

El interés por acercarse a un instrumento como la guitarra eléctrica surgió a raíz de que ésta es muy maleable. Un buen guitarrista, comenta Antonio en entrevista con MILENIO, se amolda a la personalidad del instrumentista, se reinventa. Tiene tantas posibilidades tímbricas y de fraseo, que es difícil que toque de la misma manera alguna partitura estándar de jazz, folclor, rock y blues.

"Cada guitarrista toca de forma personal debido a la sensibilidad que tiene. La guitarra es un instrumento que se rehace dependiendo de la personalidad de quien lo interprete", explica.

Si bien Juan Marcos, de joven, no tocaba guitarra eléctrica sino acústica, rápidamente se dio cuenta de que su camino musical se encontraba cerca de lo orquestal y la composición: "Me gusta escuchar guitarra eléctrica, pero una vez que tuve claro a qué quería dedicarme, mi camino se enfocó a lo que hago en la actualidad", destaca.

Al hablar su lenguaje composicional, aclara que es una expresión lírica e íntima, que tiene algunos contrastes, donde las cosas se sugieren más que afirmarse. En el tipo de fraseo y expresión que emplea este compositor no hay elementos afirmativos. Se sugieren las ideas. Se habla de atmósferas, de cosas que hacen soñar, que apenas se quieren tocar.

"Mi música tiene una influencia fuerte de la francesa, de la estética impresionista, con un sonido más actual y moderno. Desde el punto de vista más técnico, pongo cuidado en la armonía y en el timbre. Utilizo la armonía para la estructura de cualquier pieza. Me baso en las armonías atonales, pero que tienen una función específica", destaca.

La textura empleada es parte de todo el trabajo que Juan Marcos ha realizado al buscar timbres y sonidos nuevos en los instrumentos o lo que Mario Lavista llama "renacimiento instrumental", que es precisamente eso, destaca.

La influencia mexicana en su obra, aclara, se encuentra cercana a compositores como Lavista: "Me gusta mucho su trabajo. El folclor es algo que también suelo incorporar en mis piezas, aunque en Nocturno eléctrico, por ejemplo, no hay un manejo del folclor. Y, aún en piezas donde sí lo incorporo, no es ahí donde reside la mexicanidad de mis obras, sino en lo que se sugiere con el ambiente que se genera alrededor de la pieza", explica el compositor.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.