Dos de cada cinco mexicanas no pueden llegar al orgasmo

La sexóloga Deny Welsh, conferencista del Imesex, explica que “no hay otra forma de obtener ese placer si no es conociendo el propio cuerpo”
Sexóloga asegura que  siguen existiendo brechas que impiden disfrutar al máximo.
Sexóloga asegura que siguen existiendo brechas que impiden disfrutar al máximo. (Moisés Butze)

México

De las mexicanas, 40 por ciento no puede llegar al orgasmo, según un estudio del Instituto Mexicano de Sexología (Imesex), situación que se debe a diversos factores como la falta de información y la falta de autoexploración, afirmó la sexóloga Deny Welsh.

La experta indicó que “no hay otra forma de conocer el orgasmo si no es conociendo el propio cuerpo”, ya que antes existía el mito de que esa parte del placer era responsabilidad del hombre, porque era éste quien iba a mostrar “el camino del desempeño sexual de ella, algo que es totalmente falso”, afirmó.

En una conferencia para impartir el Taller de Sexualidad y Vida Plena en la Mujer, Welsh explicó que, a pesar de que ha cambiado la forma de concebir la sexualidad y de que ellas ya saben que el cuerpo es la fuente del placer, siguen existiendo brechas que impiden disfrutar al máximo.

Sexualidad libre

La conferencista del Imesex enfatizó que hay mujeres que buscan el reconocimiento de su cuerpo y son libres de expresar su sensualidad por medio de su vestimenta, pero a la vez marcan un alto a quien  las juzgue. “Esto es muy importante porque ahí se despierta el erotismo” destacó.

“Es muy agradable que una mujer de 60 años te diga: ‘oye, yo no llego al orgasmo y quiero hacerlo, quiero reconocer mi cuerpo y empezar’”, recordó ´sobre una persona que atendió.

La sexóloga aseguró que “la mujer es capaz de tomar la iniciativa”, lo que se ve reflejado al elegir pareja y decidir el tipo de relación.

Según Welsh, para que surja un orgasmo es necesario que la mujer ubique su  punto G, zona erógena dentro de la vagina; sin embargo, hay quienes desconocen el término y, por ende, la localización en su cuerpo.

El orgasmo está sujeto al ritmo, la velocidad y el tipo de movimiento. “Cada uno lo tiene de manera particular, la mujer debe reconocer la mejor posición para que de alguna manera pueda llevar el control para obtenerlo; lo que no quiere decir que tenga el control sobre su pareja”, acotó.

Recordó que antes una de las posiciones más recomendadas era la del misionero, porque se consideraba la correcta para la iniciación, de tal forma que el ginecólogo aconsejaba a la mujer colocarse una almohada (bajo la cintura) para posicionar la cadera y hacer sensible la penetración.

Sugerencias

Para las mujeres que les cuesta trabajo llegar al orgasmo, Welsh sugirió que una de las posiciones más efectivas es en la que el hombre se encuentra acostado boca arriba y la mujer arriba de él, para que ella pueda manejar la profundidad de la penetración y sensibilizarse.

Esta poción también resulta efectiva para aquellas jóvenes que  tiene su primera relación sexual, puesto que “algunas piensan que es lo más mágico y nadie les ha dicho que van a sentir dolor”, comentó.

La sexóloga consideró que en estos avances “también es crucial la respuesta de ellos”; no obstante, hay hombres que se sienten intimidados por creer que su pareja mantiene el empoderamiento en la relación.

“Hay varones que les cuesta un poquito de trabajo, porque cuando se encuentran una mujer que trae condones en la bolsa, por ejemplo, su pensamiento no es de que los trae porque los coleccione,  sino es de que fácilmente los saca, los usa o los reparte”, señaló.

Welsh indicó que para evitar estas situaciones es necesario buscar un equilibrio en la pareja, una libertad donde ambos decidan y respeten sus cuerpos y “en el caso particular de la mujer, encontrar formas que le faciliten su placer, como el uso de condones, que es una situación de pareja platicada y generalmente empleada en relaciones espontáneas”.

Otro problema al que se enfrentan las parejas para llegar al orgasmo a la hora de tener relaciones sexuales es la llamada eyaculación precoz.

Sobre esta situación, la experta señaló que “no es nada más que una mujer tarde mucho o que un varón no sabe ya como aguantarse; lo que está ocurriendo es que falta saber que en el contacto sexual la mujer debe de ser activa” y no delegarle al hombre la responsabilidad de disfrutar el encuentro.

La egresada de la FES Iztacala destacó que es importante saber que el contacto sexual se marca como un acto de compartir entre las dos personas, donde el hombre y la mujer se van a hacer responsables de su propio placer, pero sin dejar de ser correspondiente a las necesidades de su pareja. 

Finalmente, Welsh advirtió que es muy importante estar al pendiente de la salud de los órganos sexuales, pues de ello depende en gran medida la satisfacción sexual de la pareja, por lo que recomienda que ambos estén en constante revisión médica.