Una noche de un Metallica tamaulipeco

Tras una entrada con un toque oscuro se escuchó el bajo de My Friend of Misery, uno de los últimos temas de álbum homónimo de la banda.
El teatro albergo a los seguidores de la banda.
El teatro albergo a los seguidores de la banda. (Tampico)

Erik Vargas

El teatro a un 80 por ciento de su capacidad, una sola semi oscura con algunos colores reflejados en el escenario y pantallas digitales flotando sobre algunas butacas, y la tercera llamada.

Tras una entrada con un toque oscuro se escucha el bajo de My Friend of Misery, uno de los últimos temas de álbum homónimo de Metallica.

Esta pieza envuelve una gran cantidad de detalles orquestales la hacen diferente, y a su vez, es la pieza con la que Júpiter dice musicalmente "estos arreglos son nuestros", para diferenciarse del disco sinfónico S&M de los de San Francisco.

TE RECOMENDAMOS: FIT, mismas siglas, otro nombre y concepto

La noche transcurrió con una "difícil selección de temas" dijo ante el público el orquestador, músico y mente de la segunda edición de Classical Meets Metal, proyecto nacido hace un año.

Durante una hora y media la acústica del Metro de Tampico abrazó a Hasvester of Sorrow, Creeping Death, Fade to Black, Wherever I May Roam, Moth into Flame, Nothing Else Matters, Seek and Destroy, Enter Sandman, Master of Puppets, For Whom the Bell Tolls, y una gran versión del clásico One.

Bautista aprovechó nuevamente para pedir el apoyo a los proyectos culturales locales, como éste "100 por ciento talento tamaulipeco".

También anunció sorpresas para 2018 con piezas que irán desde Slayer o Iron Maiden, hasta Opeth.

JACM