• Regístrate
Estás leyendo: Menores, los daños en Catedral, dicen especialistas
Comparte esta noticia

Menores, los daños en Catedral, dicen especialistas

El rayo que cayó el jueves en la tarde afectó un escudo, al tiempo que voló una guirnalda y afectó algunos barandales y parte de las bóvedas.

Publicidad
Publicidad

Todavía no concluyen los trabajos de restauración de la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México tras el sismo del 19 de septiembre y este jueves la naturaleza la convirtió nuevamente en blanco de su furia.

Alrededor de las cuatro de la tarde cayó un rayo en la torre oriente de la Catedral, justo en uno de los medallones que adornan su parte más alta, ocasionando su inminente destrucción. Por fortuna, el monumento no sufrió daños irreparables.

Antonio Corona, ingeniero residente de la Dirección de Obras de Sitios y Monumentos del Patrimonio Cultural de la Secretaría de Cultura, detalló a MILENIO que el rayo afectó un escudo, al tiempo que voló una guirnalda.

“Con la caída del material se afectaron los barandales y algunas partes de las bóvedas, aunque los daños son superficiales. Pero el rayo provocó un efecto acústico que botó una tapa del lado norte de la torre, que se utiliza para revisar la parte más alta de la bóveda campaniforme”.

El especialista agregó que este tipo de rayos es atípico. Es como cualquier fenómeno natural, como un sismo: “no podemos diagnosticar ni cuándo, ni dónde caerán. Este siniestro fue atípico, porque teniendo los pararrayos —de hecho tenemos uno en cada torre, además de uno en el asta bandera del Zócalo capitalino—, el rayo decidió caer en esta torre”.

Después de la inspección por parte de los expertos de la Dirección de Obras de Sitios y Monumentos, su titular, Raúl Delgado, aseguró que los daños fueron menores.

“Las afectaciones fueron en un escudo y una guirnalda que lo adornaba. Parte de la pieza quedó pulverizada y solo quedaron regados algunos fragmentos de mayor tamaño, de unos 30 o 40 centímetros cada uno”.

Delgado explicó que todo es restaurable, así que tanto el medallón como la guirnalda serán reconstruidos con los mismos materiales con los que fueron elaborados: con cantera de Los Remedios. También se utilizará una cantera conocida como púlpito del diablo. Para reponer estos elementos ornamentales dañados se realizará un trabajo, “que no es cosa del otro mundo”, abundó el especialista.

La impronta de Tolsá

La decoración que se vio afectada por el rayo del pasado jueves data de finales del siglo XVIII y principios del XIX, detalla Delgado. Manuel Tolsá terminó los remates de la Catedral, aunque fue un trabajo que se inició con diseños de José Damián Ortiz de Castro, un arquitecto veracruzano.

El especialista indicó que “Tolsá dejó su impronta en los remates de la Catedral, en las torres, en la cúpula y en la linternilla. Recordemos que diseñó las esculturas de las tres virtudes teologales, las cuales bajamos para su restauración después del sismo del 19 de septiembre, pues una de ellas se cayó y se destruyó. Los medallones y laureles que coronan las grandes campanas que rematan las torres son de fuerte filiación neoclásica”.

Delgado aclaró que la Catedral está protegida por un seguro, el cual se ejercerá, al igual que los recursos del Fondo de Desastres Naturales (Fonden). Estos fondos también se están utilizando para la restauración de las torres dañadas tras el terremoto del año pasado.

Los especialistas informaron que es demasiado pronto para determinar el costo de las labores de restauración. La finalidad es que este recinto religioso, que mantiene sus puertas abiertas, siga palpitando con toda su vitalidad, como lo ha venido haciendo desde el siglo XVI.

Actualizarán el sistema de pararrayos

Ante el siniestro natural que afectó la torre oriente de la Catedral Metropolitana, se ha determinado cambiar el sistema de pararrayos por uno más moderno. Si bien se puso de manifiesto que el rayo que cayó el jueves pasado fue un caso atípico, no está de más tomar mayores previsiones.

“La descarga eléctrica de cientos o miles de voltios afectó una parte del monumento, pero hay que decir que siempre han caído rayos en los edificios, toda la vida, incluso en la propia Catedral. El desafío es habilitarla con un sistema pararrayos que funcione de manera más eficaz”, comentó Raúl Delgado.

El funcionario precisó que, a partir de esta afectación, revisarán todo el sistema de pararrayos, con miras de sustituirlo por un sistema más actualizado y eficaz.

“Será un sistema de pararrayos electrónico, ya que el que está ahora y el que blinda a la Catedral, ya tiene muchos años de servicio y ya ha cumplido su misión; para poder cambiarlo se lanzará una una licitación”, indicó Delgado.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.