Estoy en mi mejor época como violinista: Revueltas

Como instrumentista se sigue preparando, además de que continúa su labor como director de la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes.
Interpretará obras de Beethoven y Prokofiev.
Interpretará obras de Beethoven y Prokofiev. (Paola García)

México

Dedicado con gran ímpetu a su labor como director de la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes (OSA), Román Revueltas no ha hecho a un lado su faceta como violinista. Realizar recitales de música de cámara con frecuencia lo obliga a estar en forma, dice en entrevista con MILENIO.

“Yo no paro de dirigir: cada semana tengo un programa diferente, ya sea con la OSA o como director invitado de otras agrupaciones. Entonces estoy sobre todo en la dirección, pero con compromisos como violinista que me obligan a seguir estudiando mi instrumento, a estar en forma y preparar repertorio, lo disfruto enormemente porque me siento muy bien. Creo que estoy en mi mejor época como violinista, me siento muy relajado cuando toco. Me parece extraordinario tener la oportunidad de tocar”.

Revueltas considera que ser director le ha ayudado mucho en su desempeño como violinista porque “me ha hecho tener una visión diferente sobre la música y analizarla de otra manera. El hecho de estar constantemente exigiendo ciertas cuestiones a los músicos de las orquestas me hace que yo mismo, cuando estoy tocando una obra, me vea confrontado a esas mismas exigencias. En sentido me ha ayudado mucho para tocar”.

Como integrante de Concertistas de Bellas Artes, Revueltas ofrecerá dos conciertos con el pianista Mauricio Nader, el sábado 18 y el domingo 19 de junio a las 12:00 en los museos Nacional de Antropología y Nacional de Arte, respectivamente. “Con frecuencia Mauricio y yo nos presentamos en recitales de cámara y él también ha participado como solista en la OSA. Hace poco lo acompañé en la Rapsodia sobre un tema de Paganini, de Rachmaninov, una de las obras para piano más famosas del repertorio”.

Para el violinista, contar con un pianista que maneje muy bien la cuestión rítmica es muy importante, como es el caso de Nader: “A mí me resulta muy difícil acoplarme con alguien que no tenga un pulso estable. Me gusta también que haya una estabilidad rítmica y que no se alargue ni se aceleren demasiado los tiempos, sino tocar simplemente como es”.

El pianista debe tener una gran capacidad técnica, lo cual, agrega, “es usual cuando ya eres un músico profesional. Y, por último, el tema de la musicalidad es muy importante: que tenga cierto sentido lo que tú haces con el instrumento, que tenga cierta proyección. En el caso de Nader nos entendemos perfectamente”.

Sobre el programa, Revueltas dice que la Sonata Núm. 5 en fa mayor, op. 24, de Ludwig van Beethoven, “es probablemente una de las más importantes del compositor alemán, junto a la Sonata a Kreutzer, la que le dedicó al violinista Rodolphe Kreutzer. Llamada también ‘Primavera’, la Sonata núm. 5 es una de las obras para violín y piano de Beethoven más conocidas, si no es que la más célebre”.

La otra obra del programa, Sonata en re mayor, op. 115, de Sergei Prokofiev, que, curiosamente, fue escrita para flauta, comenta Revueltas. “Luego, parece que el gran violinista ruso David Oistrakh le pidió a Prokofiev una versión para violín. Es curioso, porque se volvió una de las grandes obras del repertorio para violín, aunque originalmente fue para flauta. Caso contrario es el de Jean-Pierre Rampal, quien en una ocasión le pidió a Adam Khachaturian que de uno de sus conciertos para violín escribiera una versión para flauta, pero el resultado no se compara porque perdió mucho en profundidad”.

Además de seguir con sus labores como director de orquesta, Revueltas tocará el próximo mes un concierto de Mozart con la Orquesta de Cámara de Querétaro. En la segunda semana de julio inaugurará con el pianista Jorge Federico Osorio el Festival de Música de Cámara de Aguascalientes, y a finales de ese mes viajará a Francia para tocar con un pianista galo.