Crean dispositivo para dar medicamento en 3 segundos

El artefacto es similar a un pequeño taladro, el cual tiene agujas que llegan hasta el hueso y mediante las que se hace la transfusión de sangre o fármacos para estabilizar al paciente.

México

El desarrollo de un dispositivo en forma de taladro —conformado con tres tipos de agujas— resulta una alternativa para trasfundir en solo tres segundos soluciones salinas, sangre y sustancias médicas, valiéndose de los huesos porosos en pacientes graves con choques cardiacos, hipoglucémicos o con quemaduras en hasta 90 por ciento del cuerpo, en quienes resulta imposible colocarles tratamientos intravenosos.

El aparato recibe el nombre Arrow EZ-IO o Sistema de Acceso Vascular Intraóseo EZ-IO, y se diseñó para que los paramédicos y centros de urgencias actúen de manera inmediata cuando se enfrentan a una emergencia en la cual resulta imposible canalizar por venas y colocar catetes periféricos, para estabilizar a un paciente y, con ello, salvar su vida, explicó Francisco J. González, director nacional de ventas de Teleflex, firma que lo comercializa.

Señaló que cuando el paramédico se enfrenta a situaciones de quemaduras de tercer grado —incluídos casos de adultos mayores o de personas con venas adelgazadas por la quimioterapia— efectúan una técnica muy peligrosa basada en tratar de ingresar a las zonas porosas de los huesos con una herramienta, propiciando ruptura ósea; en caso de éxito se demora más de 20 minutos en aplicar el tratamiento.

Señaló que con el EZ-IO basta con poner en el taladro alguna de las tres agujas de 15, 25 y 45 milímetros —dependiendo del hueso— para suministrar en tres segundos las dosis requeridas para evitar infecciones, agentes analgésicos como la lidocaína para disminuir dolor o evitar deshidratación. Éstas llegan de manera directa al torrente sanguíneo y protegen el corazón.

Las estructuras porosas por donde se pasan los líquidos y tratamientos son el húmero y la tibia.

Destacó que el taladro médico facilita infundir en tres segundos las sustancias con la cual se estabilizará al paciente en tanto llega al hospital: “Cuenta con numerosos receptores sensoriales que registran las variaciones de presión”, ya “no hay necesidad de aplicar fuerza, se ingresa con facilidad y sin romper los huesos”.

Guadalupe Zurita, directora general de Teleflex México, relató que documentaron el caso de un niño quemado —se metió a un cazo hirviendo de carnitas— y la única opción que encontraron para que su corazón no se paralizara fue prefundirle soluciones fisiológicas por la tibia: “Era urgente hidratarlo, porque de lo contrario estaba condenado a morir y por ello se le pasó una gran cantidad de líquidos para que los tejidos comenzarán a regenerarse en tanto llegara al hospital”.

El taladro tiene un precio de 3 mil 500 pesos, se puede usar 300 veces y las agujas desechables tienen un costo de mil 700 pesos.

“Recién se utiliza en México. Algunas instituciones prehospitalarias y en ambulancias, se ha comprobado su eficacia incluso, entre pacientes con choques cardiacos o quemados”, destacó

“El cien por ciento se salva cuando se actúa de inmediato, de lo contrario se complica el cuadro de salud del paciente y puede fallecer antes de llegar al hospital”, dijo Zurita en la Feria de la Salud celebrada en la Cámara de Diputados.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]