Me volví loco con la lectura: Benito Taibo

Para Felipe Garrido, la poesía es la forma más alta en que se puede usar el lenguaje.
El escritor con su público en el Centro Cultural Tijuana.
El escritor con su público en el Centro Cultural Tijuana. (Cortesía Imac)

Tijuana

Policía Juvenil es un programa de prevención impulsado por el ayuntamiento de Tijuana, enfocado en niños y adolescentes con problemas de conducta; la mayoría no había tenido un libro en sus manos y quienes sí terminaban aburridos.

A ellos y a otros, dentro del programa extramuros de la Feria del Libro de Tijuana, llegó Benito Taibo a convencerlos de las bondades de los libros, de la manera en que la lectura contribuye a formar ciudadanos críticos, pero en especial de la necesidad de convencernos de que nunca es tarde para empezar a leer, porque “un lector se hace, no nace”.

“Tengo dos actas de nacimiento: la oficial dice que nací el 31 de mayo de 1960, y la otra, muy distinta, dice que nací como lector algún día de febrero de 1972, porque ese día descubrí que los libros no solo servían para aprender, que no eran aburridos, que tenían un montón de cosas que contar y, además, tenían una posibilidad que no genera ningún otro arte ni materia en el mundo: la posibilidad de la otredad”.

En la Casa de la Cultura de Tijuana había pequeños de entre 6 y 15 años de edad; bajo la mirada de su instructora, Teresa García Herrera, escuchaban a un escritor que los trataba de convencer de que “en el fondo somos los mismos seres humanos, con los mismos sueños y las mismas pesadillas, los mismos problemas de conducta”.

“Descubrí que los libros no mordían, que podías convertirte en lo que quisieras ser y me volví completamente loco”, decía Taibo, tras contarles que gracias a los libros había conquistado a una dama. “Literatura mata carita”, decía Benito, casi sin imaginar lo que vendría después, cuando en el Centro Cultural Tijuana presentó Corazonadas tuvo que  firmar cuando menos 500 ejemplares, que jóvenes llevaban en sus manos para presentarlos ante el autor que se había mantenido en el anonimato, pero que terminó por llegar a este rincón de la patria a recordar que un lector se hace, no nace.

DESENTRAÑAR

¿Para qué leemos? era el título de la charla que daría Felipe Garrido, como parte de las actividades del Pabellón Infantil y Juvenil de la Feria, pero sus palabras se concentraron en la poesía y en la importancia de la palabra para compartir historias que muestran diversos lados del mundo, lo que hizo dos veces el mismo día en el encuentro editorial y literario.

“Si hay algo que nos hace seres humanos es el lenguaje, y no hay una forma más alta de usar el lenguaje que la poesía. El lenguaje se puede emplear en muchos registros diferentes, pero ninguno es más alto que la poesía”, dijo Garrido ante jóvenes presentes en el Foro Imagina.

En un acto en el que aparecieron poemas de Eliseo Diego, Xavier Villaurrutia, Carlos Pellicer y Enriqueta Ochoa, Garrido invitaba a desentrañar ciertas figuras literarias, metáforas que encontraban su camino en verso o en prosa, o temas de la lírica siempre presentes en la poesía.

La Feria del Libro de Tijuana concluye hoy, luego de nueve días de actividades.