• Regístrate
Estás leyendo: Me interesa ensayar sobre el mundo: Rocío Cerón
Comparte esta noticia
Miércoles , 15.08.2018 / 22:25 Hoy

Me interesa ensayar sobre el mundo: Rocío Cerón

La autora presenta el libro La rebelión o mirar el mundo hasta pulverizarse los ojos, editado por la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Publicidad
Publicidad

La poesía casi ocupa todo su tiempo, incluso aquel que comparte con su pequeña hija, pero al mismo tiempo tiene en el ensayo a un género que le permite estar de otra manera en el mundo, de colocarse o de descolocarse, de ir y venir en su vida cotidiana.

Ello se refleja en el libro La rebelión o mirar el mundo hasta pulverizarse los ojos (UANL, 2016), en el cual se reúne lo que podría considerarse un acercamiento a lo que ella es, a su mundo y, por lo tanto, a su poesía: es como caminar y volver por los mismos caminos “y siempre encontraras que esos lugares son distintos, que tú ya no eres el mismo”.

“El ensayo siempre ha sido una especie de casa en la cual encuentro definiciones: la poesía es lo subterráneo, el núcleo del mundo, y el ensayo es lo que me permite encontrarme con las líneas, con los contornos, con las definiciones del mundo.

[OBJECT]

“Todo poema es una forma de reflexionar sobre el mundo, pero en los ensayos puedo darme el lujo de escribir sobre la axila: aunque en los poemas están las corvas o los autorretratos y todo un asunto epidérmico, aquí me doy el lujo de ensayar sobre la belleza de la proximidad, de la belleza de los olores… o ensayo sobre la cama, acerca de la preparación de la comida y hasta de un lugar como el jacalito”.

Convencida de que cualquier elemento, materia o suceso es un dispositivo para reflexionar, Rocío Cerón reconoce que el ensayo suele estar ligado con la creación poética, pero en su caso no se trata sólo de reflexionar alrededor del ejercicio poético, sino ensayar sobre el mundo, a través de hechos ordinarios o del impacto que le genera la obra de artistas como Lucian Freud o Julio Ruelas.

“Se llama La rebelión, porque creo que las formas rebeldes hoy día es ralentizar el tiempo, colocarte en otro lugar que no es el de la homogeneización, donde sólo existe el iPhone y ciertos códigos de pertenencia: hoy día ser rebelde no es acostarse con 25, ni irse de la casa, ni tatuarse… eso lo hace mucha gente; una forma de rebelión es estar, presenciar, atestiguar, atender a la vida… no al celular o al Pokemon Go”.

Una relación entre seres humanos que no siempre resulta fácil de conseguir, asegura Rocío Cerón, porque exige del interlocutor el convertirse en un escucha activo, un lector activo y eso ya es una primera forma de rebelión.

Y más allá de los géneros que ocupan y preocupan a la escritora, La rebelión o mirar el mundo hasta pulverizarse los ojos termina siendo un libro muy íntimo: no es de poesía, pero es profundamente poético.

“Son todas las rugosidades u obsesiones que me interesan de manera abierta: la poesía está ahí, soy profundamente yo, pero el ejercicio de ensayar me permite ser más ordinaria, estar más en lo cotidiano. El ensayo me permite otra forma de vincularme con el mundo”.


ASS

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.