Un botánico llama a casa

Función Dominical
Misión rescate
Misión rescate (20th Century Fox)

En 1982 Steven Spielberg fascinó a los que éramos niños con la historia de un botánico extraterrestre perdido en la Tierra. Hoy el botánico es terrestre y tiene la mala fortuna de perderse en Marte. Como es natural, la película se llama El Marciano (The Martian) pero los distribuidores mexicanos, como estilan, decidieron rebautizarla con un título que además de largo vende trama: Tráiganlo de vuelta: misión rescate. ¿Qué más falta? Solo decir que Matt Damon es quien quiere llamar a casa.

Tráiganlo de vuelta: misión rescate está basada en una joyita de la literatura de ciencia ficción, género que a propósito de la fallida Maze Runner: Prueba de fuego y otras semejantes, parecía haber perdido el vigor que tuvo hasta los años ochenta. Y sin embargo hoy se mueve. Ridley Scott ha conseguido su primera buena película después de varios fracasos. El británico puede volver a ver al público a los ojos y presumir su título de "Sir."

El autor de la novela original se llama Andy Weir. Como tantos otros, Weir publicó su novela, pero los editores apostaban a otra cosa. El texto original de The Martian se volvió papel de pulpa en las bodegas de alguna trasnacional. Este hecho triste no hizo que el novelista perdiera la fe en su historia. Decidió publicarla él mismo en la red con tan buen éxito que nuevos editores lo contactaron y esta vez le dieron la promoción que ha vuelto a su novela una buena representante de la ciencia ficción del siglo XXI.

En fin que Misión rescate consigue hacer honor al título y rescata un género que el mismo Ridley Scott parecía haber enterrado. Quienes somos fanáticos de Blade Runner y Alien, presenciamos aburridos lo bajo que el género había caído en manos de Scott en la pretenciosa y cansada Prometheus del 2012.

Matt Damon por su parte, tiene la capacidad de ser otro sin dejar de ser él mismo en cada película, paradoja que solo pueden los grandes actores. Ha sido el genio neurótico de Good Will Hunting, el jugador de rugby en Invictus y el segundo de James Bond en lo que a espionaje se refiere: El señor Bourne. Bien dirigida y bien actuada, The Martian es cine de ciencia ficción que no abusa de los efectos especiales. Se trata de eso, de ciencia llevada a la ficción, una ciencia que explora los terrenos de Marte. Y aunque se ha criticado la película precisamente por simple, creo que su grandeza radica justo en que no necesita de fuegos de artificio para hacer sentir al espectador algo. Siempre han existido en el género dos tipos de narradores: los que como Cuarón en Gravity consiguen una historia buena pero que llama más la atención por sus logros técnicos, y quienes como Tarkovsky en Solaris saben que para hacer ciencia ficción lo que faltan sobre todo son ideas. Ideas llevadas a la pantalla sea con la gracia y la simplicidad de Alien (una película de bajo presupuesto en realidad) o con la grandiosidad de Blade Runner. En The Martian Ridley Scott consigue perder al público en Marte para traer a la Tierra una entretenida función dominical.

Misión rescate (The Martian). Dirección: Ridley Scott. Guión: Drew Goddard basado en la novela de Andy Weir. Fotografía: Dariusz Wolski. Con Matt Damon, Jessica Chastain, Kristen Wiig, Jeff Daniels. Estados Unidos, 2015.

@fernandovzamora