Que dimitan Puigdemont y Rajoy: Masoliver Ródenas

El poeta originario de Barcelona asegura que la mitad de los catalanes no tiene las ideas de independencia “pero no se atreven a decirlo".
El próximo lunes estará en la Feria del Libro del Zócalo.
El próximo lunes estará en la Feria del Libro del Zócalo. (Jesús Quintanar)

México

Hace poco más de una década, Juan Antonio Masoliver Ródenas regresó a Barcelona, su ciudad de nacimiento (1939), tras estar durante casi cuarenta años en Inglaterra; el retorno no fue nada sencillo y prefirió buscar una comunidad catalana para vivir. Ahora vive el conflicto entre la región y el gobierno central en España.

“Es muy triste. Es un país que había conseguido cierta estabilidad, y ahora se llega al absurdo de los catalanes y lo mal que lo ha hecho el gobierno central. La solución sería que dimitiesen el señor Rajoy y el PP, y Puigdemont y Junqueras”, asegura el escritor en entrevista con MILENIO.

Autor de títulos como La puerta del inglés, El ciego en la ventana. Monotonías, Sònia y La negación de la luz (Ediciones Acantilado, 2017), advierte que la mitad de los catalanes no tiene las ideas de independencia “pero no se atreven a decirlo, aunque poco a poco la gente empieza a hablar y a decir que es una insensatez total. No sabemos a qué intereses políticos obedecen, porque no es que seamos patriotas sino que nos están manipulando”.

De regreso en México para participar en la Feria Internacional del Libro en el Zócalo, Masoliver reconoce que su objetivo primordial está en la poesía: “Todo lo que hago es en torno a lo que me puede llevar a escribir mejor”.

“Dar clases en la universidad me enseña lo que es comunicar con los estudiantes, a hacer una poesía de la que se entienda algo, no toda. La traducción también me da claves del lenguaje; la crítica literaria me es muy útil porque así me puedo autocriticar. En mi narrativa trato de que haya elementos líricos, que haya densidad del lenguaje. Me considero poeta, aunque no digo que lo soy; voy por el mundo diciendo que sor profesor o crítico”.

Masoliver también ha estado en Italia, Argentina y México, lo cual le ha permitido ampliar su conocimiento del ser humano y de las lenguas.

“Eso me enriquece; cuando uno era joven y estaba educado en el franquismo, se pensaba que la lengua modelo era el castellano, y no es así: cada país tiene su lengua, más perfecta o más imperfecta”.

Su poemario La negación de la luz es una indagación sobre el amor, pero no del ideal, sino más bien del que se concreta. También es una búsqueda del lenguaje, de los sentimientos, de la autenticidad de la poesía.

“La luz es el final de una búsqueda y por eso muchas personas sienten el amor como una iluminación, pero hay muchas cosas en esta luz: por un lado busco este ideal y no lo encuentro, busco a esta mujer y no la hallo, y por eso se me niega la luz, la revelación”.

A sus 78 años reconoce que, más que la muerte, la decadencia física le produce temor.

“Desde pequeño sabía que nos moríamos  y cuando uno ha visto morir a parientes y amigos, va aceptando que es un hecho.

La negación de la luz se presenta el lunes, a las 16:00, en la Feria del Libro en el Zócalo, con los comentarios de Margo Glantz, Pedro Serrano y José María Espinasa.