Más suicidios que muertes por guerras, homicidios y desastres

Según la OMS hay 800 mil al año, más que los 500 mil decesos por asesinato y los 200 mil por conflictos bélicos o catástrofes naturales; cada 40 segundos alguien se quita la vida.

Ginebra y México

Los suicidios son un problema de salud pública que está oculto a pesar de que cobran la vida de más personas que los homicidios, los conflictos bélicos y los desastres naturales juntos, alertó la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La agencia sanitaria de Naciones Unidas presentó el primer informe sobre el suicidio, que revela que cada 40 segundos una persona se quita la vida en el mundo.

En números absolutos esto quiere decir que 800 mil personas se suicidan anualmente, más que las 500 mil que son víctimas de un homicidio, las 200 mil que mueren a causa de un conflicto bélico o de las fallecidas por un desastre natural.         

“El suicidio es un problema oculto, en relación con el cual hay malentendido: pensar que el mayor número de suicidios se comente en los países ricos. Esto no es verdad. El 75 por ciento ocurre en los países en desarrollo”, señaló en rueda de prensa Shekar Saxena, director del departamento de Salud Mental de la OMS.

Sin embargo, señalaron que según datos del “Informe sobre armas ligeras”, en Europa y Estados Unidos el número de suicidios llevados a cabo con armas de fuego supera al de los homicidios, además de que generalmente más hombres que mujeres se suicidan; en los países ricos hay tres suicidios de varones por uno de mujer.

Las cifras del informe de la OMS están basadas en estimaciones de los datos con los que cuenta la organización, que sabe que en la realidad hay muchos más casos que no se cuentan.

Precisamente, algunos de los principales problemas son el estigma y el tabú que rodean el tema, y el hecho en que al menos en 35 países hay leyes que prohíben o penalizan el acto de quitarse la vida.

“Esto es muy peligroso ya que es un impedimento para buscar ayuda, porque la persona que piensa en suicidarse no busca ayuda por el miedo a las consecuencias directas para ella o para su familia”, explicó Saxena.

“Hay casos absurdos en los que, por ejemplo, una persona que ha tomado una sobredosis de droga acaba en la cárcel, en lugar de en un centro de salud”, afirmó a su vez Ella Arensman, presidenta de la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio.

Ante esta realidad, la OMS pidió a los gobiernos que deroguen dichas leyes y, en cambio, ejecuten planes de prevención del fenómeno.

Solo 28 países en el mundo cuentan con un plan estratégico para prevenir el suicidio de su población, y únicamente unos 60 recopilan datos de los suicidios cometidos.

Asimismo, la OMS cree que los medios de comunicación deberían hacer una cobertura “más responsable” de los casos de suicidios.

“Está probado que cuando se publicita de manera sensacionalista un suicidio, las personas vulnerables que están pensando en quitarse la vida, pasan a la acción porque se sienten identificadas con el problema y con la solución tomada por la persona famosa que acaba de morir”, señaló Arensman.

“Existe un gran factor de incitación. ¿Si no informamos de cada persona que muere de cáncer, por qué lo hacemos de cada una que se tira al tren?”, reflexionó la experta.

Con respecto a las causas del suicidio en los países desarrollados, esta práctica se relaciona con desórdenes mentales provocados especialmente por el abuso del alcohol, y con la depresión.

Sin embargo, la principal causa de los suicidios en los países de ingreso bajos y medios, donde se registra el mayor número casos, es la presión y el estrés por problemas socioeconómicos.

Además, muchos casos de suicidio se dan en personas que han tenido que superar un conflicto bélico, un desastre natural, violencia física o mental, abuso o aislamiento.

Asimismo, los índices de suicidio son también altos entre las personas que sufren discriminación, como los refugiados, inmigrantes, homosexuales o reclusos.

También está probado que el intento de suicidio es el primer factor de riesgo para que una persona vuelva a tratar de quitarse la vida una segunda vez y lo consiga.

Aunque los índices de suicidio son más altos entre las personas mayores de 70 años, este es la segunda causa de muerte en la población de entre 15 a 29 años.

Tasas bajas en el país

En México se presentan cinco suicidio por cada 100 mil habitantes, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, lo cual refiere a que existe una tasa baja con respecto a este fenómeno, dijo en entrevista para MILENIO, Héctor Lara Tapia, de la Facultad de Psicología de la UNAM.

“Esto es muy poco, de las cifras más bajas del mundo; sin embargo, sí ha subido. En los 60 la tasa era de 2.1 por cada 100 mil habitantes, comenzó a subir por los 70 y ahora se ha incrementado, pero comparándolo, inclusive con Latinoamérica, somos de las tasas más bajas”, señaló.

Explicó que en el caso de que se presentan más suicidios en hombres que en mujeres se debe a que los varones usan “métodos más letales y violentos que permiten que se consume el suicidio como es arrojarse al vacío, usar armas y el ahorcamientos, mientras las mujeres usan métodos como envenenamiento con fármacos”.

Destacó que aunque por tres suicidios que consuma un hombre hay uno de mujer, la realidad es que en los intentos, suicidios no consumados, hay cinco de mujeres por cada hombre.


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]