• Regístrate
Estás leyendo: Más que impresionar, yo quiero conmover: Montijo
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 08:33 Hoy

Más que impresionar, yo quiero conmover: Montijo

La soprano ofreció un recital de 'lied', canción francesa y música latinoamericana.

Publicidad
Publicidad

Xavier Quirarte

Premiada por el Festival Internacional Alfonso Ortiz Tirado con el Reconocimiento al Talento Joven Sonorense en Canto Operístico, la soprano Ariadne Montijo dicea MILENIO: “El canto me encontró a mí, es algo que te llega. Es como cuando te enamoras: simplemente se da”.

Nacida en Caborca, Sonora, Montijo debutó en 2010 en la opereta La viuda alegre, de Franz Lehár, y un año después formó parte del elenco de la ópera Don Gil de Alcalá, de Manuel Penell. En 2012 realizó conciertos en varios estados de la República y al año siguiente recibió una beca del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Sonora. Desde el año pasado es integrante del Taller de Perfeccionamiento Operístico de la Sociedad Internacional de Valores Artísticos Mexicanos (Sivam).

TE RECOMENDAMOS: Festival Ortiz Tirado muestra el talento vocal sonorense

En la fundación impulsada por Pepita Serrano, ha tomado clases con entrenadores de ópera de Nueva York como Joan Dornemann, Denise Massé y Vlad Iftinca, así como clases de técnica vocal con cantantes reconocidos como Peter Volpe, Luis Ledesma, Maureen O´Flynn y Javier Camarena.

Para ella un enorme aliciente para decidirse seriamente por el canto fue asistir al recital de la soprano estadunidense Jessye Norman en el FAOT de 2010, dice en entrevista para MILENIO: “Sentí cómo su voz venía hacia mí. Era una lluvia de sonido por todas partes. Me dije: ‘Algún día tengo que sonar de esta manera’. Me dejó con la boca abierta, preguntándome cómo puede salir tanto sonido de una persona. Entonces no entendía muchas cosas musicales. Sin embargo, las cosas que son hermosas y que conmueven no necesitan de mucha explicación”. [OBJECT]

Recibir el reconocimiento del FAOT es para Ariadne “un orgullo y una felicidad, para mí y para mi familia. Es el reconocimiento a mucho trabajo realizado todos los días. El premio también es una responsabilidad, porque se reconoce a un talento joven, que en este caso soy yo, aunque hay muchísimo talento en Sonora. Este camino no es fácil, pero con mucha disciplina, cariño y pasión se pueden lograr muchas cosas”.

Acompañada por el pianista Andrés Sarre Ibarra, Ariadne Montijo se presentará hoy a las dos de la tarde en el Templo de la Purísima Concepción con un recital al que ha titulado Idealismos sonoros. “Será un recital muy cálido, muy lindo, lleno de mucho cariño y amor. Trata justamente del idealismo que uno pone en las cuestiones del amor, aunque no exclusivamente en las cuestiones de pareja, sino en general”.

Además de lied y canción francesa, la soprano interpretará obras latinoamericanas, de autores como Ernesto Lecuona y Rodrigo Prats, en un viaje que llegará a México con María Grever y Armando Manzanero. “La música latinoamericana es toda esta pasión, que el lied o la canción francesa tienen otra forma de expresarla”, advierte Montijo.

La intención de Ariadne al cantar es “conmover a las personas. Que cuando alguien se tome el tiempo de escucharme, se mueva algo en ese momento de su vida, en ese instante. Eso es para mí lo más importante: que el canto lo lleve a otro lugar. Más que impresionar, quiero conmover”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.