• Regístrate
Estás leyendo: Solitario camino en busca de la frontera con Estados Unidos
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 05:44 Hoy

Solitario camino en busca de la frontera con Estados Unidos

Sandy Paola planea trabajar en Monterrey, Nuevo León para luego emprender su regreso hacia Estados Unidos.
Publicidad
Publicidad

Desde hace 24 días, Sandy Paola Hinestroza Segura se moviliza por el territorio mexicano con la intención de cruzar la frontera con los Estados Unidos. 

Originaria de Honduras, con 21 años encima y una niña de 6 y otra de 4 años que le esperan con su madre, dice que este sábado podrá movilizarse a Monterrey para rentar un cuartito y buscar trabajo pues necesita 4 mil dólares para cruzar la frontera.

Sentada en el comedor del Centro de Día para Migrantes Jesús Torres, refirió tener su vivienda en Santa Cruz de Yojoa, y desde que salió de casa ha trabajado en lo primero que le sale, por ejemplo en los restaurantes. 

“Torreón no era mi destino pero me voy a quedar a trabajar en Monterrey unos días. Mi destino era llegar hasta allá, a los Estados Unidos, pero no se puede. Todavía no tengo trabajo seguro pero voy a rentar un cuartito pa’buscar trabajo. Quiero juntar el dinero de la cruzada”. 

Sandy no se había detenido en México pues la primera vez que se movilizó fue el año pasado, permaneciendo en los Estados Unidos durante seis meses. 

Ese primer viaje lo realizó con un muchacho, era entonces su pareja, aunque tampoco no duró mucho la relación. Al querer trasladarse a Los Ángeles fue detenida por las autoridades migratorias.

“Yo ya crucé una vez pero sí llegué hasta arriba, estuve en Estados Unidos pero nunca me he quedado aquí en México. Me deportaron porque iba cruzando a Los Ángeles y ahí me agarraron. La primera vez que me crucé, me tiré un solo, no había nada, pero ahorita quiero hacer mi dinero para mi cruzada y pagar un coyote porque me cobran 4 mil dólares”.   

Pensar en sacar un pasaporte y una visa le resulta imposible. Sandy sabe que debe demostrar que tiene propiedades, una casa, un trabajo permanente y bien pagado y una vida segura en su país. 

“Eso mucho cuesta, realmente no he preguntado cuánto cuesta en mi país pero para tener una vista tienes que tener… ser dueña de muchas cosas, un trabajo bien, que tenga conveniencia y yo me estoy moviendo porque allá no pagan bien, no es lo mismo que aquí, que uno lo que va buscando es estar allá arriba pero no pagan bien en Honduras”. 

Aunque tiene tres hermanos, dijo que quiso agarrar su camino sola, así que no le resulta extraño decir que uno de ellos tiene una semana que cruzó la frontera. 

“A él no le costó nada porque se fue en avión, el sacó papeles aquí en México, hay una visa, no sé cómo, humanitaria, no sé como sea la visa ésta pero él se fue así, como él tiene la esposa allá, en los Estados Unidos, le pagó el avión. Sí a mí me detienen otra vez me van a tener seis meses presa, ellos dices que es así pero es menos, tres o dos meses”. 

Sandy no se queja de México, dice que todo le ha salido bien aunque bien sabe que montarse en La Bestia implica riesgo y pugnas entre los propios migrantes que derivan en accidentes fatales. 

Sin embargo, a ella la mueven Alison Angelie y Valeska Nicole, sus hijas. 

“Claro que uno viene con el temor pero no, incluso a mí me han tratado bien los mexicanos, me he encontrado muchas personas buenas. A mí me encanta acá, México. Aunque ando quemada del sol la comida es bien rica, todo es con chile”, concluyó Sandy.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.