• Regístrate
Estás leyendo: Martha Cerda y la Sogem, treinta años de formar escritores
Comparte esta noticia
Martes , 18.09.2018 / 14:58 Hoy

Martha Cerda y la Sogem, treinta años de formar escritores

La institución continúa la celebraciónde su aniversario con actividades culturales durante todo el año

Publicidad
Publicidad

A lo largo de treinta años, la escuela de escritores de la Sogem de Guadalajara ha sido un pilar en la formación de numerosos autores. Algunos de ellos ya fueron multipremiados, como Mario Heredia, Patricia Carrillo y Karime Cardona, por citar unos cuantos entre la veintena que ha obtenido 36 galardones en total; muchos otros, con menos preseas, han hecho de la palabra escrita una parte medular de su vida. Martha Cerda, la fundadora y directora, ha coordinado para ello los esfuerzos de varias decenas de profesores prestigiosos quienes cultivan la semilla de la vocación literaria en sus pupilos.

En el marco de la celebración del aniversario número treinta, la escuela ha programado, desde hace varios meses, conferencias, lecturas y presentaciones protagonizadas por sus profesores y otros autores invitados. Las actividades continúan y oportunamente se invita a los interesados.

Martha Cerda, la directora, cuenta con una amplia experiencia literaria. Es autora de novelas exitosas como La mujer del policía, que alcanzó tirajes de diez mil o más ejemplares, y traducciones a varios idiomas; además, ha sido presidenta del PEN Club femenino en Guadalajara y en el país, representando a México en congresos de esta agrupación en el extranjero.

La escritora, recuerda el inicio de su proyecto: "A principios de 1988 apareció en el periódico Excélsior un artículo del dramaturgo Luis G. Basurto sobre la escuela de escritores de la Sogem. La información me interesó mucho pues era precisamente lo que necesitábamos en Guadalajara."

Desde hacía varios años, Martha Cerda organizaba talleres de narrativa en su casa, con autores de la talla de Agustín Monsreal, Juan Antonio Ascencio y otros, repartiendo los gastos entre un grupo de interesados, por lo que consideró importante tener una sede para impartir talleres de manera continua.

En tales circunstancias, dice, "decidí proponerle a don José María Fernández Unsaín, quien creó la Sogem en 1987, que fundáramos una escuela en Guadalajara. Yo no lo conocía pero me atreví a escribirle como quien lanza una botella al mar, con una nota dentro, esperando que alguien la reciba."

Poco después, la botella al mar recibió respuesta. Fernández Unsaín llamó para decir que le interesaba el proyecto, y concertó una cita para madurar los planes. Martha evoca aquel tiempo:

"Lo primero que hice fue pedirle prestada a mi papá una casa, para poner la escuela, que es donde hoy continúa operando. En seguida invité a varias escritoras y maestros de literatura a impartir talleres y las materias teóricas que integrarían el programa del diplomado." Entre estos maestros estaban Carolina Aranda, Yolanda Zamora, Rosa María Escofet, Mario Martín y otros que se fueron agregando como Wolfang Vogt, Arnulfo Velasco y Ramón Lara.

Fernández Unsaín ofreció inaugurar la escuela y lo cumplió. "Vino acompañado del dramaturgo Héctor Azar y del escritor 'Nikito ni pongo', quien dio una conferencia sobre el verbo "chingar". La inauguración, el 7 de septiembre de 1988, fue un acontecimiento".

Entre los escritores que han dirigido talleres y cursos en el plantel se cuentan Carlos Illescas, Luis G. Basurto, Vicente Leñero, Eraclio Zepeda, Edmundo Valadez, Eduardo Casar, Mónica Lavín, Emmanuel Carballo, Ernesto Flores, Ricardo Yáñez y muchos otros de amplio prestigio.

En cuanto a la escuela, fue la primera de la Sogem en el interior de la república, lo que le otorgó un sitio privilegiado en las preferencias de autores de la Ciudad de México. La directora recuerda que en el primer aniversario le acompañaron escritores destacados como Rafael Solana, Jesús González Dávila, Víctor Hugo Rascón Banda, Vicente Leñero y Héctor Azar, entre otros.

Más tarde, la Sogem siguió haciendo historia. "Uno de los momentos gloriosos fue cuando, en 1991, recibimos a Elena Garro a su regreso del exilio. Nos enteramos de que don José María iba a traer a Elena de París y que iba a entrar a México por Guadalajara, para evitar la altura del Distrito Federal. Entonces el escritor Ernesto Flores, un gran amigo de Elena y mío, me sugirió que le diéramos la bienvenida en la escuela. Yo me asusté, ¿recibir a la gran Elena en mi humilde escuela? Sin embargo, la recibimos y el acto fue una apoteosis".

Martha Cerda se siente orgullosa cuando evoca que "durante su presidencia en la Sogem, Víctor Hugo Rascón Banda llegó a decir que el proyecto de Guadalajara era un modelo a seguir para todas las escuelas de Sogem del país." Para entonces, los programas se habían consolidado y numerosos egresados incursionaban con acierto en el campo de la literatura.

En el año de 1997, se incorporó a la escuela el doctor José Ruiz Huerta como administrador y desde entonces la Sogem Guadalajara consolidó su posición, tanto en el número de alumnos como en sus actividades académicas. Actualmente atiende entre ciento cincuenta y doscientos inscritos por periodo escolar, es autosuficiente y su prestigio está en ascenso. La escuela contó también con una editorial: La luciérnaga editores, que desde 1993 publicó libros de los alumnos. Posteriormente ha trabajado con la editorial La Zonámbula, de Jorge Orendain, quien es profesor de poesía. A la fecha se han publicado más de cien títulos.

Otras actividades de la escuela, ubicada en Agustín Yáñez 2839, a cuadra y media de la Minerva, son presentaciones de libros, cursos de capacitación para promotores de lectura, exposiciones y otros eventos artísticos que se pueden consultar en su página de Internet: www.sogemguadalajara.com.

SRN

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.