La futurología del 2013

Astronautas explorando los remotos valles marcianos, computadoras "roba-trabajos" y una era "post antibiótica", son algunas de los pronósticos futuristas.
En un futuro no muy lejano, los astronautas podrán explorar los remotos valles de Marte.
En un futuro no muy lejano, los astronautas podrán explorar los remotos valles de Marte. (Archivo)

Washington

El fin de año propicia balances y pronósticos futuristas como los que recogió la revista digital Slate, que destacó, entre sus previsiones favoritas, la de los computadores "roba-trabajos", la era postantibiótica y la producción masiva de algas en terrenos ahora considerados baldíos.

La publicación, propiedad del diario The Washington Post, situó a la cabeza de las cosas más interesantes sobre el futuro, que se dijeron en los últimos doce meses, la de los computadores y la inteligencia artificial, que reemplazarán el 45 % de los trabajos que existen en EU, de acuerdo al Instituto para el Futuro de la Humanidad de la Universidad de Oxford (Gran Bretaña).

A eso se sumó la previsión de un cultivo masivo de algas para alimentación y generación de combustible en terrenos ahora considerados baldíos, algo que aventuró Jason Quinn, de la Universidad Estatal de Utah (Estados Unidos).

La revista consideró también significativo lo aventurado en septiembre por Thomas Frieden, director de los Centros para la Prevención y Control de Enfermedades (CDC), quien dijo que se aproxima una era "post antibiótica".

El CDC mencionó, en ese sentido, que cada año 2 millones de personas se enferman y, al menos, 23 mil mueren debido a infecciones resistentes a los antibióticos, de modo que la organización sostiene que el uso excesivo de estos medicamentos se encuentra tras este pernicioso efecto.

Más esperanzador resulta el presagio del director de la División de Sistemas de Exploración Avanzada de la NASA, Jason Crusan, quien previó que los astronautas puedan explorar los remotos valles de Marte gracias a la capacidad para manufacturar aire, combustible y agua, lo que "puede cambiar para siempre la exploración espacial".

Entre los vaticinios seleccionados por Slate está también el de que las grandes decisiones empresariales ya no las tomarán expertos, sino sistemas analíticos predictivos basados en grandes volúmenes de datos.

Y en el terreno de la automoción, 2020 marcará un hito, a juzgar por las palabras del vicepresidente ejecutivo de Nissan, quien previó que la firma venderá automóviles autodirigidos a gran escala.

Unos años más tarde, en 2028, los ojos y el pulso de un estudiante serán barómetros utilizados por los profesores para determinar si sus alumnos están o no aprendiendo.

Eso es lo que augura Terry Heick, exprofesor y director de la organización TeachThought.com, quien cree que los maestros medirán las respuestas biológicas de sus estudiantes, incluido el pulso, la posición de sus ojos o el sudor, para entender cómo interactúan con el material educativo.