Marius de Zayas, un veracruzano en el olvido

Su aportación a la cultura mexicana es imprescindible, pues fue él quien llevó la obra de Diego Rivera por primera vez a Nueva York y se encargó de traer la obra de artistas como Picasso.

Ciudad de México

El galerista y artista veracruzano Marius de Zayas es un personaje poco conocido en México, pese a que su labor en el mundo del arte fue significativa: fue caricaturista de The World, el periódico de Alfred Pulitzer, fue quien llevó la obra de Diego Rivera por primera vez a Nueva York y se encargó también de traer los trabajos de artistas europeos como Pablo Picasso, André Derian y Francis Picabia al continente americano, por ejemplo.

TE RECOMENDAMOS: AXR lleva su fractal pop a Londres y Nueva York

Por ello, la Casa Luis Barragán, en colaboración con la plataforma cultural Estancia FEMSA y la Colección Diéresis, presentan la exposición Marius de Zayas, que busca destacar el quehacer plástico del también editor, así como la labor que tuvo en la entrada de las vanguardias europeas a América y de la difusión del arte mexicano en el extranjero.

Marius necesita ser revaluado; es esencial para comprender el desarrollo de la caricatura moderna


“Marius es una figura que necesita ser revaluado por las distintas geografías que visitó, ya que es esencial para comprender el desarrollo de la caricatura moderna, el derrotero de las publicaciones de vanguardia, la prédica de las exposiciones itinerantes en el siglo XX y la incorporación de elementos como los pertenecientes al entonces llamado ‘arte negro africano’ y las piezas prehispánicas, que antes solo se mostraban en los museos de historia, en la composición del arte moderno”, dice a MILENIO Antonio Saborit, curador de la muestra.

“Es un personaje —añade— en el que convergen las vidas de muchos escritores y artistas; es alguien que tiende puentes ya que conecta lo que sucede en París con Nueva York y viceversa. Fue un activo promotor de las nuevas manifestaciones artísticas de comienzos del siglo XX, todo eso que ahora conocemos como arte moderno”.

La exposición

Se divide en dos temas: una selección de su obra, en la que se pueden apreciar dibujos a línea, pasteles, carbones, fotograbados y tintas, las cuales poseen una temática de vida social, teatro, retrato y abstracciones, además de las primeras ediciones de los libros en los que colaboró y una colección de la revista 291¸ “la cual De Zayas realizó prácticamente solo y es una de las primeras publicaciones predadá clave en la historia de las vanguardias. Esta es la primera vez en que éstas se muestran en México; en ninguna biblioteca del país, pública o privada, existen ejemplares de ella”.

Además, en el espacio donde se encuentra la muestra se pretende hacer una recreación de la galería The Little Galleries of the Photo-Secession, en el que exhibió algunas de estas piezas.

Sobre el porqué del poco conocimiento sobre el veracruzano, Saborit explica: “Él decidió, al cumplir 50 años en 1930, apartarse de la vida pública, pienso que en un gesto muy dadá. Con el tiempo los únicos que tenían noticias de Marius eran sus contemporáneos, y en el momento en que ellos empezaron a morir se empezó a borrar su memoria porque a él no le interesó promoverse a sí mismo. Eso explica, en buena medida, el por qué de pronto ves aparecer su nombre y no hay quien te diga quién es; hay quien piensa que está mal escrito y lo corrigen a ‘Mario’”.

La muestra se podrá visitar hasta el próximo 8 de enero en la Casa Luis Barragán (Gral. Francisco Ramírez 12-14, colonia Ampliación Miguel Garza).


ASS