"La familia es el origen de todos los males": Mario González Suárez

Mario González Suárez se asume como un hombre tan contemplativo que últimamente le ha dado por incursionar en la fotografía, sin dejar de lado, claro, su labor literaria.
Mario González Suárez es director fundador de la Escuela Mexicana de Escritores.
Mario González Suárez es director fundador de la Escuela Mexicana de Escritores. (Especial )

Ciudad de México

Mario González Suárez se asume como un hombre tan contemplativo que últimamente le ha dado por incursionar en la fotografía, sin dejar de lado, claro, su labor literaria. "Me gusta observar todo, una hormiga o como habla la gente", dice que no tardó demasiado en aprender que la lectura le ayudaría a romper con el círculo familiar. Fundador de la Escuela Mexicana de Escritores, el narrador acaba de reeditar con el sello Era su primera novela De la infancia.

¿De su infancia qué queda?

De mi infancia he olvidado casi todo. Cada vez me cuesta más trabajo recordar los años más remotos, recuerdo mejor los primeros años de mi adolescencia. Vivía en los suburbios de la ciudad, todavía llegaban los restos del Lago de Texcoco, ahora todo eso está pavimentado. No queda nada de eso.

Se reedita De la infancia, pero de la película que filmó Carrera aún nada.

Eso de la película está muy raro. A mí, Silvia Pasternak y Carlos Carrera me dijeron que no la podían estrenar porque tenían una deuda de postproducción y mientras no la pagaran no se podía exhibir, pero hace poco alguien en Coahuila me dijo que la habían censurado porque era muy brutal y daba una imagen poco amable de la familia mexicana. Últimamente me inclino a pensar más en esto último.

¿Hay una visión idílica de la familia?

Tenemos una visión mojigata y melodramática. La familia es el origen de todos los males. Todo lo que pasa en la calle empieza en casa. A todos los cabroncitos que andan robando en la calle, pregúntales ¿dónde andan sus padres?

¿Cómo queda Sara García?

Es la gran matriarca mexicana asexuada. Una falacia. En México el poder está acaparado por las familias. La familia es el foco de infección, solo sirve para echar a perder a la gente. En México es muy difícil que el individuo se libere de ella. La familia prefiere destruir a sus miembros antes que dejarlos ir.

¿Se lleva con su familia?

Tengo una muy sana distancia porque su fuerza de gravedad le he vivido terriblemente. A mi familia no le interesa la literatura; de hecho, creo que empecé a escribir para salvarme de ellos.

¿A qué edad se fue de casa?

A los 18 años. Al principio fue muy difícil porque vivía casi a salto de mata. Creo que por eso me casé a los 20; gracias a eso pude dedicar más tiempo y energía a estudiar. Entonces tenía en un empleo dentro de la industria farmacéutica.

¿La literatura fantástica es para escapar de la realidad?

Toda la literatura es fantástica. Da lo mismo si es la Biblia o la novela de la Revolución Mexicana. La literatura no es un método de evasión sino de conocimiento del mundo, no como las ciencias exactas, sino desde la emoción.

Entonces cuando se le enseña a un joven escritor ¿se le enseña a autoconocerse?

Lo más importante para un joven es comprender cómo funciona el fenómeno literario y creativo en su interior. No se puede escribir algo que no sea de la propia incumbencia.

Otra cosa es la vida literaria y su farándula...

Sí, pero no me gusta. En realidad salgo poco y es más raro aún que dé una entrevista como ésta.

¿Por qué?

Porque no tengo tiempo, es fácil dilapidar energía por la farándula. Tengo amigos que se olvidaron de sí mismos por quedarse en la fiesta y creerse lo que se dice de ellos.

¿Quién es Mario González Suárez?

Hoy sigo siendo yo, en este proceso psicológico la meta es como llegar a ser el hombre que siempre he sido.

¿Es el niño que fue?

Sí, eso no lo puedes cambiar.

Infancia es destino...

En cierta manera sí, aunque me gusta más la frase: "El niño es el padre del hombre".

RECUADRO

Nació en la Ciudad de México en 1964. Es autor de los libros: De la infancia, El libro de las pasiones (Premio Nacional de Literatura Gilberto Owen 1997 y Premio Nacional de Literatura José Fuentes Mares 2001), Paisajes del limbo: Una antología de la narrativa mexicana del siglo XX; Marcianos leninistas, Nostalgia de la luz, A wevo, padrino y Faustina, entre otros. Es director fundador de la Escuela Mexicana de Escritores.