La marimba puede tomar su lugar en el mundo

Junto a connotadas orquestas sinfónicas, asegura Mario Nandayapa, heredero de la riqueza musical que en Chiapas tiene una licenciatura en ese instrumento.
A la altura del primer mundo
A la altura del primer mundo (Archivo)

Toluca

Zeferino Nandayapa demostró que la marimba podía tomar un lugar, no solo en las fiestas populares de México, también junto a connotadas orquestas sinfónicas, hoy su legado lo siguen hijos y nietos pero también jóvenes de Chiapas en donde existe una licenciatura dedicada a ese instrumento musical que fue impulsada por el músico chiapaneco.

Hace unos años la marimba no parecía tener mucha cabida en el país y en el mundo, pero después del trabajo del fallecidos marimbista Zeferino Nandayapa, puede considerarse un instrumento vivo que resurgió no solo en México sino en otros países, "gran parte del trabajo de mi papá fue darle su lugar en salas de concierto", comentó Mario Nandayapa en entrevista para este medio.

Ahora existen personas de todas las generaciones interesadas en preservar la tradición de este instrumento tanto de la marimba chiapaneca como la de concierto, después de que gestionaran la creación de una licenciatura referente "hay una generación de entre 20 y 30 años que ya se titularon y están ejerciendo la profesión".

Sin embargo, todavía falta difundirla como parte del patrimonio cultural de México pero también como la posibilidad de pisar salas de concierto, "necesitamos dar a conocer sus cualidades, en eso seguimos, hay generaciones que se quedan con la idea de que esta música es para gente mayor o está catalogada en algún sitio de la música mexicana y no conocen todas las posibilidades que tiene".

Después de que Zeferino Nandayapa culminó sus estudios en el Conservatorio, en 1956 formó la agrupación Marimba Nandayapa que ofreció música clásica de Bach, Mozart y Chopin en Estados Unidos, países de Europa, Asia y Latinoamérica. El músico chiapaneco interpretó su música con la Orquesta Sinfónica Nacional de México, fue ejecutante en la Orquesta Filarmónica Real en Londres y en la Orquesta de la Comunidad de Madrid en España.

Por ello es que Mario Nandayapa, continúa con el legado de su progenitor, pero ahora con una agrupación conformada por sus hijos.