• Regístrate
Estás leyendo: Manuel Rocheman hará sonar 'Alone at last' en Jazz Place
Comparte esta noticia
Lunes , 20.08.2018 / 01:08 Hoy

Manuel Rocheman hará sonar 'Alone at last' en Jazz Place

El pianista francés deja de lado sus presentaciones en trío o cuarteto para tocar el material de su disco 'Alone at Last' a las 21:00 horas de este 20 de enero.

Publicidad
Publicidad

El pianista francés Manuel Rocheman no olvida el consejo que le dio su maestro Martial Solal cuando era jovencito y se dio cuenta de que trataba de tocar como él o como Oscar Peterson: “Tienes que encontrarte a ti mismo en la música y desarrollar tus ideas”.

A los 18 años, Rocheman ya tocaba en los clubes de París, a los 20 dirigía su propio grupo y, cinco años después, grababa su primer disco, Trio Urbain (Nocturne Productions, 1990), al que han seguido muchos otros. Si bien disfruta mucho tocar en trío, también le gusta la formación de cuarteto y los conciertos de piano solo, faceta en la que se presentará este 20 de enero a las 21:00 horas en el Jazz Place en Plaza Galerías (Melchor Ocampo 193, colonia Anzures).

TE RECOMENDAMOS: Esquivel: el genio olvidado que inventó la música lounge

Alone at last, de Manuel RochemanDe vacaciones en México, el pianista cuenta en entrevista que últimamente ha estado tocando mucho con su trío la música de su disco más reciente, Misterio, así como con el saxofonista Rick Margitza en cuarteto y con artistas franceses. “El año pasado fui al Knoxville Festival en Estados Unidos, invitado por el pianista Donald Brown, que tocó con los Jazz Messengers, e hice una gira por Líbano, Jordania y Dubái. Me gusta viajar y tocar en distintos lugares”.

Para su cita en piano solo tocará algunos standards de jazz, pero también algunas piezas de Bill Evans, otras de Michel Legrand y sus propias composiciones. “También tocaré algunas piezas de Alberto Zuckermann: una que escribió para sus hijas Lorena y Verónica y otra para su madre"


—¿Cuál es el reto de tocar a piano solo?

Realmente es un reto, porque no hay un baterista o un bajista con el que te puedas quejar porque cometió un error —dice entre risas—. Si toco solo soy responsable de todo lo que se escucha, bien o mal. El reto es mayor que si tocas en trío o cuarteto. Por fortuna, Alberto Zuckermann me dice que hay un buen piano en el Jazz Place, pues en ocasiones en los clubes no hay muy buenos instrumentos.

—Sin embargo tocar solo también tiene sus ventajas…

Sí, tengo más libertad y espacio para desarrollar más cosas que si estuviera en trío, me permite expresar más emociones. La sensación es de mayor libertad. Por ejemplo: empiezo una pieza y de ahí puedo irme a otra parte. El piano solo siempre es único: hasta que estás tocando descubres lo que vas a hacer. No es como tocar música clásica, en la que todo está escrito.

—¿Qué nos puedes decir de Alone at Last, disco grabado a piano solo?

Es un reflejo de lo que toco en mis conciertos. Así como incluyo standards clásicos de jazz también tengo cosas más virtuosas, como “Donna Lee”, un tema de Charlie Parker. Por otra parte, también grabé baladas como “Strangers in the Night” y “So Tender”, composición de Keith Jarrett, y “Song for Helen”, de Bill Evans.


ASS

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.