Carlsen y Kariakin, dos prodigios en busca de la corona

Considerado por los especialistas como el "más interesante en 30 años", el enfrentamiento definirá al nuevo campeón mundial de ajedrez.
Magnus Carlsen y Sergei Kariakin durante la tercera jornada del Encuentro de Maestros de Bilbao, en julio pasado
Magnus Carlsen y Sergei Kariakin durante la tercera jornada del Encuentro de Maestros de Bilbao, en julio pasado (EFE)

Nueva York

El Mundial de Ajedrez que inicia este viernes en Nueva York enfrenta al campeón noruego Magnus Carlsen y al prodigio ruso Sergei Kariakin, quien buscará devolverle la corona a Moscú. El duelo es considerado por los especialistas como el enfrentamiento "más interesante en 30 años".

TE RECOMENDAMOS: Conoce estos inusuales tableros de ajedrez

Pocas veces un mundial enfrentó a dos jugadores tan jóvenes: Karyakin tiene 26 años y Carlsen los cumplirá el 30 de noviembre, el último día de la competencia.

"Es el sueño de toda mi vida: convertirme en campeón y devolver la corona del ajedrez a Rusia", dijo Karyakin el jueves.

"Hacía mucho tiempo que no habíamos tenido un enfrentamiento entre dos jugadores de la misma edad", se entusiasmó la leyenda viva de este juego Anatoli Karpov.

Nacidos muy poco antes de la caída de la Unión Soviética, los dos jóvenes protagonizarán el choque de dos escuelas: Carlsen representa a la occidental y Karyakin, a la tradición rusa.

La competencia evoca aires de Guerra Fría, en momentos de ásperas tensiones entre Rusia y Estados Unidos por la guerra en Siria y la situación en Ucrania.

En 1972, durante la Guerra Fría, el soviético Boris Spassky y el gran maestro estadunidense Bobby Fischer se enfrentaron en el que se denominó "el partido del siglo".

Rivales desde la infancia

Los jugadores nacieron en 1990, prácticamente son rivales desde la infancia y se conocen bien. Incluso hablan ocasionalmente por Skype, aunque sus intercambios se redujeron al mínimo antes de esta competencia.

En el transcurso de los 12 partidos previstos, los jugadores ganan un punto en caso de victoria y 0.5 en caso de que sea una partida nula. El primero en llegar a 6.5 puntos gana el campeonato.

En caso de empate al término de las 12 partidas, se organizarán nuevos juegos.

Aunque Carlsen cuenta con todas las apuestas, Kariakin, que entrena al menos seis horas diarias, tiene grandes oportunidades de ganar el torneo y de llevarse unos 650 mil dólares, mientras que el perdedor obtendrá 430 mil.

"Si te desconcentras, las consecuencias pueden llegar en cualquier momento", subrayó el prodigio ruso, quien reconoció no ver "casi ningún punto débil" en su adversario. "Vinimos aquí para luchar en la batalla y reconquistar la corona", agregó.

Para la leyenda rusa del ajedrez, Anatoli Karpov, el formato del juego entre estos dos prodigios no prevé sorpresas.

"Con un campeonato en sólo 12 partidos, los jugadores no pueden permitirse ningún riesgo", concluyó.