Brouwer, en buenas manos

Para Mabel Millán la guitarra “tiene cualidades que no observas en otros instrumentos. Con ella se pueden hacer tantos efectos que creo que no tiene límite”. 
Mabel Millán ha sido nominada al Grammy Latino por una obra del guitarrista cubano.
Mabel Millán ha sido nominada al Grammy Latino por una obra del guitarrista cubano. (Cortesía de la artista)

México

Quien piense que las leyes y la música no guardan relación alguna, que escuche los conceptos de la guitarrista española Mabel Millán, quien recientemente grabó en Sinaloa su primer disco, Gran recital (ADLiB Music, 2017), producido por el también guitarrista Rodolfo Pérez Berrelleza.

“La música ha influido en mis estudios de Derecho —dice Millán—. La disciplina que requiere la música hace que la traslades a todos los ámbitos de tu vida, de manera que los estudios los he tomado al igual que la música, con unas pautas diarias, lo que me ha llevado a tener una muy buena formación en Derecho”.

Pero es en la música donde la guitarrista ha destacado. Además de numerosos premios y recitales en diversos países, su disco ha sido nominado al Grammy Latino en el categoría mejor obra clásica contemporánea por la composición de Leo Brouwer Sonata del decamerón negro. Millán dice al respecto: “Desde que tuve conocimiento de esa obra aposté por ella e insistí en todo momento por tenerla en el disco. Nunca pensé en una nominación para el Grammy Latino, así que para mí es como un gran regalo que me está haciendo el mundo de la música, a la vez que una valoración de mi trabajo a nivel mundial”.

Para la joven artista, “Leo Brouwer ha realizado un antes y un después en el mundo de la guitarra. Es un gran compositor, al que siempre he admirado desde pequeñita, tocando obras como El elogio de la danza. Al ser un compositor guitarrista aprovecha todos los recursos del instrumento para componer obras de muy alto nivel. La sonata es mi obra favorita: cada movimiento me lleva a la historia que Leo transmite: danzas, gritos de tribus, etcétera… Es increíble cuando la obra te lleva a esos lugares tan recónditos”.

Al plantear el repertorio para Gran recital, la guitarrista tenía muy claro que debía incluir música española, su gran pasión, por lo que eligió a Joaquín Rodrigo y Francisco Tárrega. “La discográfica exigía incluir una obra de un compositor mexicano, y me decanté por Ponce —explica—. Thème Varié et Finale es una obra muy completa, tiene tantas variaciones, y cada una te deja transmitir un estado de ánimo diferente, que para mí es una obra perfecta para los conciertos”.

Para Mabel Millán la guitarra “tiene cualidades que no observas en otros instrumentos. El sonido, los diferentes timbres, los sonidos en la madera, etcétera. Es un instrumento ideal para innovar con la música contemporánea. Con ella se pueden hacer tantos efectos que creo que no tiene límite”.