“El arte no tiene públicos específicos”: Lupina Lara

La imaginación contenida en las obras inspira la creatividad en todos los ámbitos”, manifiesta la especialista en entrevista con MILENIO.
Pieza de Rina Lazo incluida en el libro.
Pieza de Rina Lazo incluida en el libro. (Cortesía Promoción de Arte Mexicano)

México

Para Lupina Lara, “la imaginación determina el devenir de una cultura; contenida en el arte inspira la creatividad en todos los ámbitos. Los problemas debieran resolverse a través de la creatividad y no del enfrentamiento. Por eso el ejercicio de la imaginación y de la creatividad eleva el estado de ánimo y de convivencia de la sociedad”.

Directora de Promoción de Arte Mexicano, Lara lanza su libro Maestros de la imaginación. La obra reúne el trabajo de cien pintores mexicanos de diversas épocas que muestran el poder de la imaginación, que van desde José Guadalupe Posada (1852-1913) hasta Jorge Hauss (1980).

Lara dice a MILENIO que uno de los valores que más aprecia en el arte, “puede ser la música, la poesía, la literatura, es ese efecto que provocan los artistas de llevarnos a imaginar. Esa sensación es un ejercicio vital. La imaginación gobierna al mundo, es la que le pone alas al hombre. El mundo requiere una ayuda del arte para recuperar ese humanismo que nos hace falta a todos”.

Asegura que la imaginación de nuestros artistas “no es del momento, por muy global que sea el mundo. Nosotros traemos lecturas de imaginación precolombina, y por eso hablo de uno de los libros de Miguel León-Portilla, quien pondera el pensamiento náhuatl que, dice, tiene las cualidades de un pensamiento filosófico sublime, cuando en ocasiones, por desconocimiento, pensamos que era nada más bélica. Lo mismo sucede con los maestros del arte popular: de ellos recogen una imaginación más cotidiana”.

¿Cómo eligió a los 100 pintores?

Tienes que arriesgarte a hacer una selección que abarque todas las etapas del siglo XX hasta nuestros días, periodo en el que me concentré. En el XX la pintura mexicana tomó un carácter y ya no es tan europea, la propia Revolución la hizo más arraigada. Recorro las diferentes etapas de la Escuela Mexicana, el periodo de la Ruptura y los movimientos subsecuentes hasta nuestros días.

La impresión es importante para transmitir el sentido de las obras

No podíamos hacer un libro de calidad de estas características si no tuviéramos el respaldo de Quálitas, compañía de seguros con la que hemos trabajado más de 17 años. Mi sentir es que los libros no se queden guardados y me han hecho varios comentarios de que son herramientas de educación visual. Son libros que dejan huella en la gente, una huella fraternal e imaginativa.

¿Sus libros están dirigidos a un público determinado?

Yo creo que el arte no tiene públicos específicos. Ahora los museos están llenos de niños, de jóvenes y adultos, especialmente los domingos, cuando la entrada es gratuita. El arte es para quien lo mira; no te va a pedir más sino que lo disfrutes, lo recrees en tu universo y te comuniques con él.

¿Seguirá la gran tradición del libro de arte mexicano?

En los libros hay un sentido de propiedad que no te permite lo electrónico. Aunque no tengas las obras de arte físicas, por la calidad de impresión las tienes más cercanas que en formatos digitales, en los que es muy difícil controlar el color porque cada computadora o cada programa lo transmiten con variaciones. El tamaño y la calidad de las impresiones realmente te permiten apreciar estas obras de arte.