“El escritor debe luchar por su papel”

El escritor local Luis Javier Estrella platica en entrevista de 'Los 70's después de Cristo', obra que presentó en la Feria del Libro.

Monterrey

Luis Javier Estrella ubica su nueva novela en los setenta, pero del futuro. En la trama dos personajes dialogan sobre diversos temas, con la poesía como el centro de sus discusiones. Sin embargo, se dan cuenta que ambos son la invención de una mente en estado de coma.

El escritor local nos platica en entrevista de 'Los 70's después de Cristo' (editorial Resolana), obra que presentó en la Feria del Libro.

¿Se percibe en la trama una forma de protesta ante lo poco que se apoya, lee o difunde la poesía?

"Sí, se apoya muy poco. El escritor no debe quedarse en esta postura –tan común hoy– de criticar al Gobierno. A mi ver, el escritor debe luchar por su papel y su valor como autor, respetar la escritura y también hacer labor de difusión. Un claro ejemplo es el grupo Eicam (Escritores Independientes Capítulo Monterrey). Su postura es crear un México de lectores, lo cual me parece una labor muy honorable".

¿Cómo encauzaste los personajes como Valdemar o el propio Cristo en esta obra?, ¿cuál se podría decir que es la intención de mostrarlos en una especie de encuentro de poetas?

"La intención es contrastar las dos posturas acerca de la poesía y los escritores. Y en cuanto a encauzar, es Valdemar quien considera a Cristo un gran poeta que llega a la ciudad luego de predicar la poesía. Éste es el asunto: sin tal argumento, la historia no pudo haberse logrado. Pero tengo que decirlo, esto es solamente un plano superficial de la historia, porque hay una subtrama que se está creando conforme pasan las partes de la novela".

¿Qué tanto influyen los problemas sociales en un autor, como en tu caso, que se mueve en la ciencia ficción?

"Influyen, pero no determinan. Sucede que muchas de las situaciones que cuento en esta novela son sustratos fractales de situaciones que viví, las cuales van formándose de manera inconsciente. Entonces, como escritor, comienzas a dar vida a un personaje, algún lugar, etcétera, que ya no son necesariamente aquellos que presenciaste. Es decir, ya permean y viven en tu cerebro.