• Regístrate
Estás leyendo: Luis Enrique y la búsqueda de un hombre melódico
Comparte esta noticia

Luis Enrique y la búsqueda de un hombre melódico

Tras hacer bailar a miles con sus canciones, el salsero Luis Enrique revela su faceta como escritor en 'Autobiografía', en la que cuenta su recorrido para encontrar sentido a la vida.


Publicidad
Publicidad

El salsero Luis Enrique presenta su Autobiografía, un libro en donde cuenta su historia en la música pero, sobre todo, su recorrido para encontrarle sentido a la vida, a la migración, a la soledad y al deseo de construir puentes sin fronteras

TE RECOMENDAMOS: Escritores bailan el can-can en la FIL

Dices en tu libro: "Hace años tomé consciencia de mi trabajo en la vida y la obra de los demás", lo cual me parece una gran responsabilidad. ¿Qué implica?

La música es un vehículo en donde he ventilado muchas cosas en el plano personal pero también de la de aquellos que han impactado mi vida. La música se ha convertido en mi salvación, mi cónyuge, mi hermana, mi abogada, mi diosa. Poder empoderar a alguien a través de lo que uno dice es una gran responsabilidad para el artista. Me impacto siempre que me entero de una historia ajena que ha ido de la mano de mi música.

Tu canción "Yo no sé mañana" tiene menos de diez años de existir y, sin embargo, pareciera un clásico que siempre ha estado ahí.

Hay personas que me hablan de ella como si hubiera salido ayer, cuando es de 2009, más otras que la consideran parte de su vida. Hay canciones que pueden hacer llorar y soportan el tiempo. Es una canción de amor en donde una persona le dice a otra que no se preocupe por el futuro sino por el ahora; sin embargo, eso aplica en todo: vivir el ahora profunda, infinitamente, pues de eso va a depender lo que vas a experimentar después, sin tratar de acortar distancias ni centrarte en el futuro.

A los seguidores de músicos tan populares como tú les resulta sencillo pensar que la vida de su ídolo es espectacular, sin problemas, divertida, como la salsa. Sin embargo, en tu Autobiografía abres la realidad de tu existencia, no siempre tan luminosa.

Fue importante para mí no escribir un libro para cumplir a nivel comercial. Tenía que estar lleno de experiencias de vida que, sin tapujos, contaran mi experiencia de vida. Mi historia no tiene que ver únicamente con la industria, con el éxito ni con que haya ganado premios Grammy. Todo eso es resultado de todo lo otro que venía escribiendo 25 años antes.

Tu libro es, a la vez, un documento de lo que significa emigrar. Eso me parece valioso en estos tiempos en que el separatismo pareciera ser la constante.

¡Wow, has tocado un punto verdaderamente importante! No es fácil emigrar, y no solo a Estados Unidos; que no te veas señalado como el que "está logrando cosas pero no es de aquí". Esa es una lanza que te atraviesa el pecho porque es una de las grandes barreras que tienes que lograr pasar no solo a nivel físico, sino espiritualmente. El inmigrante lleva una carga encima sobre las razones por las que se fue y la responsabilidad de resurgir, contra viento y marea, en su nuevo destino.

Hay una parte psicológica en el ser humano que te dice que eres de donde naciste, pero no es verdad: tú eres de donde te sientes bien. Yo tengo un país donde nací, Nicaragua. Yo seré nicaragüense hasta el día en que me muera, pero a la vez soy de todos lados, de donde me abrazan, me escuchan. ¡Qué difícil es lidiar con eso cuando en el corazón tenemos una patria, donde nos gustaría estar trabajando, tener éxito! Ojalá todos nuestros países nos dieran la posibilidad de realizar nuestros sueños sin tener que emigrar a otro lado.


En tu canción "Autobiografía", señalas: "Jamás voy a olvidar esos amaneceres bellos de Somoto, los juegos en la Calle Real, mi primera novia y mi identidad". Ese es un concepto clave. ¿Cuál es tu identidad cuando eres un inmigrante?

Comencé a cuestionarme por qué tuve que irme a los 15 años y asumir otro idioma, códigos, costumbres, entender otra sociedad para poder ser parte de ella y ser funcional. Tu cabecita y tu corazón preguntan: "¿De dónde soy?". Al final me di cuenta de que hay una raíz imposible de romper y no por haber vivido 40 años en Estados Unidos voy a dejar de ser nicaragüense. He logrado hacer más por mi país siendo extranjero que si me hubiera quedado dentro. Tu nacionalidad de nacimiento es como una huella en tu alma.

En tu libro se nota tu recorrido por querer entender quién eres, a dónde vas, experimentando innumerables problemáticas, inseguridades, temores.

La música me ha ayudado a plantearme el desamor, la falta de cosas, mi crítica ante ciertas situaciones. Me gusta la búsqueda interminable del ser, de descubrir quiénes somos realmente. Es difícil cuando tu niñez no ha tenido canales de identificación. La pasé muy mal, era un tipo muy inseguro en los mejores momentos de mi carrera porque siempre me cuestionaba muchas cosas y carecía de una base sólida. No tenía papá ni mamá, estaba deprimido, era complejo saberme sin ellos. Eso hace la tarea aún más profunda, más confusa. Cuando estás en ese análisis todos los días de tu vida comienzas a darte cuenta de que necesitas ayuda. Yo me acerqué a la sabiduría de otros, quienes me hicieron entender las partes flojas de mis reflexiones. Eso es lo que quiero expresar en Autobiografía.


RSE

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.