• Regístrate
Estás leyendo: Los viejos cines, joyas culturales por derrumbarse
Comparte esta noticia
Domingo , 23.09.2018 / 19:04 Hoy

Los viejos cines, joyas culturales por derrumbarse

En la misma situación de abandono están otros como el Tlatelolco, ubicado en esa Unidad Habitacional, y el Cine Orfeón, que se localiza en la calle de Luis Moya, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Publicidad
Publicidad

“Las viejas y enormes salas de cine tienen un inmenso e incalculable valor, tanto cultural como arquitectónico, ya que son verdaderas catedrales del siglo XX y reliquias culturales, únicas e irrepetibles”, sostiene el historiador y crítico de cine, Jorge Ayala Blanco, respecto a los cines abandonados, que luego de los sismos del 7, 19 y 23 de septiembre registrados en la Ciudad de México, a decir de la población, representan un riesgo porque pueden colapsar.

Como el caso del Cine Ópera, que se encuentra en la calle de Serapio Rendón 7, en la Colonia San Rafael, en la delegación Cuauhtémoc, cuyos vecinos cerraron la calle de Rivera de San Cosme para exigir su demolición debido a que para ellos representa un riesgo, ya que puede venirse abajo. En la misma situación de abandono están los Cines Tlatelolco, ubicado en la Unidad Habitacional Tlatelolco; el Cine Orfeón, que se localiza en la calle de Luis Moya, en el Centro Histórico de la Ciudad de México; además del Cine Variedades, que se erige en avenida Juárez, en una de las principales calles de la capital, aunque de él solo se conserva la fachada y las promesas de que se convertirá en un espacio cultural.

Ayala Blanco afirma que esos espacios deben ser restaurados, por todo lo que representan a nivel artístico, cultural y social. “Sin duda estas edificaciones merecerían ser restauradas y conservadas como tales, jamás ser demolidas, sino recuperadas y mantenidas en buen estado para que no representen riesgo alguno en caso de sismos y demás catástrofes naturales”, apuntó el experto.

Encantado por la historia y magnificencia del Cine Ópera, que conoció en el 2010, Michael Nyman intentó persuadir a la instituciones culturales, como el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), para que este cine fuera restaurado.

Atrapado por lo que llamó “un edificio en ruinas” Nyman recorrió el viejo Cine Ópera, con sus asientes derruidos y sus candelabros en el piso, tomó y tomó fotografías hasta que se quedó sin batería; sin embargo, con su otra cámara se dispuso a capturar imágenes en movimiento.

De esa experiencia, el artista visual, compositor y escritor montó una exposición en agosto de 2011 en el Museo Universitario del Chopo con el título de Cine Ópera, la cual estuvo conformada por 50 fotografías y una película de 20 minutos, que ofrecía su mirada sobre el inmueble en ruinas, lo que él llamó: “Las ruinas de la modernidad”.

Los vecinos esperan

Una vez que los vecinos de la colonia San Rafael se manifestaron, las autoridades de la delegación Cuauhtémoc llegaron al lugar para dar cauce a los reclamos. Este domingo a las 9 horas, personal de Protección Civil acudió a inspeccionar el inmueble; por lo pronto, ya acordonaron la zona, con la finalidad de que las personas ya no transiten por ese lugar.

Será hasta el miércoles que los vecinos reciban una respuesta ante sus reclamos, dijo a MILENIO la señora Olivia Dircio Gil, integrante del Comité Ciudadano de la Colonia San Rafael.

“Estamos conscientes del valor cultural y arquitectónico del Cine Ópera, pero la verdad, con la altura que tiene, representa un enorme riesgo para todos los que habitamos en la calles de Serapio Rendón y Miguel Schultz; por lo pronto, una parte de la de barda de atrás del cine ya se vino abajo, y cayó sobre los predios 8 y 10 de Miguel Schultz y 80 familias ya han tenido que ser desalojadas”, explicó Dircio Gil.

En palabras del arquitecto Alejandro Ochoa, autor del libro Arquitectura de los cines, el Cine Ópera se construyó en la década de los 40 del siglo pasado; se distinguía porque su fachada espectacular, con una gran marquesina y dos imponentes esculturas.

Este inmueble, actualmente abandonado, fue construido por el arquitecto Félix T. Nuncio, y cerró definitivamente sus puertas en 1998.

Frente a la historia del Cine Ópera, que para los artistas y cineastas constituye un patrimonio de la Ciudad de México, los vecinos dicen que les da mucha pena exigir su demolición, pero que primero está su vida. “Nos da mucha pena porque es una joya, pero realmente no se la ha dado el mantenimiento que necesita para que en vez de ser un riesgo sea algo bueno para nosotros. Los arquitectos nos dijeron que no nos querían alarmar pero que era mejor que los vecinos desalojaran por el momento”, señaló la representante del Comité Ciudadano de la Colonia San Rafael.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.