• Regístrate
Estás leyendo: Los títeres, un arte vivo y en movimiento: Converso
Comparte esta noticia
Miércoles , 21.11.2018 / 13:27 Hoy

Los títeres, un arte vivo y en movimiento: Converso

Con el título “¡Cúcara, mácara, títere… tren!”, el también actor, dramaturgo y director teatral ofreció una función especial en el MNFM
Publicidad
Publicidad

Pienso que no se ha aminorado ni la presencia ni la fuerza de los títeres; creo que el dela tecnología (con los videojuegos, lo tecnológico y los avances de la tecnología) y el suyo son campos distintos, y cada uno puede brindar diferentes cosas, y me parece que el campo específico del teatro y el teatro de títeres específicamente, es este encuentro directo, humano, en vivo, irremplazable, que ha tenido siempre una gran fuerza y validez, desde el momento en que el ser humano necesitaba que otro le contara un cuento, aseguró el titiritero Carlos Converso, quien este lunes 16 ofreció una “Charla de café” como parte del programa “Estación verano” del Museo Nacional de los Ferrocarriles (MNFM) en el cual colabora el Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla (Imacp) por lo que la conversación del argentino nacionalizado mexicano, fue en este último sitio.

Con el título “¡Cúcara, mácara, títere… tren!”, el también actor, dramaturgo y director teatral ofreció una función especial en el MNFM: “Titirijugando”. “El sostén principal es ese, que un ser humano necesite que otro le cuente un cuento, en un encuentro que favorece la convivencia humana, con una experiencia colectiva ‘en vivo’. Y los niños que hoy juega con base en la tecnología, ir a ver los títeres no les crea conflicto, según mi percepción, pues ellos pueden moverse cómodamente en esos dos ámbitos distintos. Por lo que yo he visto, a través de mis presentaciones y las de mis compañeros, en principio hay de ellos una repuesta de simpatía inmediata, de identificación por las características del títere, por la caricatura que presentan de sí mismos y de lo humano”.

Por eso, detalló, “el títere gana de inmediato la atención del público, sea éste infantil o adulto, acepta estas reglas del juego que son: ‘Vamos a jugar al teatro, vamos a contar una historia, y la vamos a contar de esta manera’. Además, el teatro de títeres es un lenguaje que está lleno de convenciones escénicas, mucho más que el teatro de actor, porque uno tiene que suponer que el personaje que aparece ahí, que sabe uno que es un muñeco, tiene vida y se convierte en personaje”.

Una fantasía extraordinaria


El también profesor de la Universidad Veracruzana aseguró que, por lo anterior el teatro de títeres “es una fantasía extraordinaria, y sus principios siguen vigentes desde hace muchísimos años, totalmente: mientras sea posible crear esta magia que, obviamente está apoyada en una técnica, para hacerla posible, y que es una ilusión que se crea entre el artista y el espectador, no sólo el artista, habrá este teatro. Gran parte de la ilusión la pone el espectador con su mirada, sea niño o adulto”.

Con una larguísima experiencia de décadas como actor, como titiritero, como profesor, Converso aseguró que “curiosamente los adultos son quienes están más dispuestos a aceptar la ilusión propuesta por el teatro de títeres, en cambio los niños son muy concretos, muy realistas, y les cuesta un poco de trabajo aceptarla. Pero si ellos aceptan la regla del juego, entra en él, el problema es que si uno la rompe, inmediatamente se dan cuenta y dicen: ‘¡Hey, hiciste esto que no va” ¿Por qué te asomaste cuando no debías?’ Son muy lógicos, y los adultos aceptan que se trata de una imagen, una alegoría”.

No se ven espectáculos de títeres todos los días y en todas partes, como sí suele verse teatro de actores, acepta Carlos Converso, por lo tanto “no hay una demanda masiva para formarse como titiritero, está reducida a un cierto ámbito, pero creo que ha ido creciendo, porque hoy muchos de los que están en el ámbito del teatro de actores está interesados en aprender esto. Yo doy la materia de ‘Títeres y otros lenguajes alternativos, que no es para reñir o entrar en conflicto con lo que aprenden como actores los alumnos, sino que es un lenguaje que colabora a la formación de un teatrista integral y, con su lenguaje específico que hay que aprender, ofrece un campo de trabajo y con otras opciones”.


ARP

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.