• Regístrate
Estás leyendo: "Los gatos", corto animado sobre abuso y dependencia
Comparte esta noticia
Viernes , 25.05.2018 / 06:48 Hoy

"Los gatos", corto animado sobre abuso y dependencia

El Festival Internacional de Cine en Guadalajara premió a "Los gatos" como mejor corto animado. Conversamos con su director Alejandro Ríos sobre el reto de animar gatos y contar una historia tan cruda

Publicidad
Publicidad

Ana Cecilia Escobar

“Los gatos” es un cortometraje animado sobre las relaciones de abuso y dependencia. Un pequeño gato hambriento llega a la casa de un anciano, que lo acoge y le da de comer... hasta que las cosas dejan de ser lo que parecen. La singular historia y su dedicado trabajo de ilustración, le mereció el premio al mejor corto animado en el Festival de Cine de Guadalajara. Con él, empieza el circuito de festivales para el cortometraje, que recorrerá salas de todo el país.

Milenio Digital habló con Alejandro Ríos, director de “Los gatos” y fundador de muv, uno de los estudios de animación y arte digital más innovadores de México.

¿Cómo nació “Los gatos”? La historia es dura y arriesgada ¿por qué decidieron hacerla?

“Los gatos” llegó a muv hace cinco años. Martín Rodríguez, co-autor del guión fue quien me mostró el último tratamiento basado en una historia escrita por César Perlop. Me pareció increíble por ser tan cruda y acertada para evidenciar lo que podemos llegar a soportar en una situación de dependencia. Pasaron un par de años y el guión seguía en un cajón. Mi vida personal se había vuelto un espacio confuso y muy lindo al mismo tiempo, donde vivía un cariño que hacía daño. Dicen que los tímidos buscamos otras formas para explicar el mundo; en este caso fue con un cortometraje que le dio forma a mis hoyos en la panza. El trabajo se iba sumando y con ello las buenas noticias, mis mejores amigos estuvieron cerca y nos rodeamos de más talento que se concretó en una carpeta que ganó un financiamiento de IMCINE, dándonos recursos económicos para continuar con el proyecto y lograrlo de la mejor forma.

¿Cuáles fueron sus referencias visuales e influencias?

David O’Reilly es un director que he seguido desde hace mucho. En 2009 escribió el ensayo: “Basic Animation Aesthetics” En él, cuestiona la forma de hacer animación resaltando la coherencia estética como valor principal. No se trata de ser Pixar, solo debes seguir tus propias reglas. Eso, como estudio independiente nos hizo pensar en soluciones más económicas en términos de procesos, donde no importa ser una producción gigantesca sino crear un mundo viable en recursos donde la historia pueda vincularse.

Con eso en mente encontramos el trabajo de Jeff Le Bars, director de “Carn" otra historia dura que inmediatamente asociamos a su uso de color y texturas. Al final metimos a la licuadora a David O’Reilly, Jeff Lebars, David Prosser, Julia Pott y a las ilustraciones de Alexander Steinlen.

Carn - Jeff Le Bars from Jeff Le Bars on Vimeo.

Matter Fisher from Moth on Vimeo.

Julia Pott for Regency Beauty Institute from Hornet on Vimeo.

¿Cuánto tiempo tomó? ¿Cuántas personas estuvieron involucradas?

“Los gatos” requirió un crew de más de cincuenta personas desde su conceptualización hasta la entrega final. La preproducción del corto nos tomó dos años con un equipo principalmente de ilustradores. A partir del financiamiento de IMCINE continuamos la producción del cortometraje en la Ciudad de México, algunas animaciones en Guadalajara y parte del diseño sonoro en Corea.

Walt Disney llenó su estudio de gatitos cuando sus animadores tuvieron que dibujarlos por primera vez. Reproducir el movimiento gatuno es un reto ¿qué hicieron ustedes?

Al principio “Los gatos” era algo que tenía que pasar, saliera como saliera, tenía que materializarse de alguna forma. Cuando me senté a dibujar el storyboard, me di cuenta de que no tenía idea de nada, ni de cómo se comportaba un gato ni mucho menos de cómo se animaría. En ese momento levanté el teléfono y les hablé a mis amigos gatunos. Grabamos toneladas de video en sus casas y en un callejón en la Colonia Militar Marte.

Después de escuchar y ver cómo la gente se relaciona con sus gatos quedamos impresionados, hay algo muy diferente a la lealtad de un perro, pero capaz de generar un vínculo de amor entre un humano y un gato, es muy bonito. En un futuro queremos hacer un documental con todo ese material.

Después de grabar, juntamos a un equipo increíble de animadores liderado por Eduardo Altamirano, director de animación del corto, y gozamos la afortunada casualidad de que casi todos vivían al menos con un gato.

Eduardo desglosaba cada video que le funcionara a una de las escenas, dibujaba encima de ellos y les hacía notas de voz para resolver movimientos, luego repartimos los videos entre todos los animadores durante tres meses. Fue un proceso en el que aprendí muchísimo, entre otras cosas, a curar la alergia a los gatos.


¿Cuál es el rol de director en un trabajo animado? ¿Cuál es la diferencia entre live action y animación?

Tal vez un punto de coincidencia sería como un buen amigo dijo, “en el momento en que tienes algo que contar y las ganas para hacerlo ya eres un director.” Creo que tiene razón, en los cortos que he dirigido, siempre involucro mi vida personal por lo que en vez de contarle a un equipo de artistas lo que el proyecto requiere, se vuelve una familia que apoya en cada paso para explicar lo que hay dentro, sin barreras de ego o incluso económicas. La mayoría del equipo estuvo en el barco desde el principio. Resolver cosas del proyecto era para todos una especie de terapia, por lo cual me siento muy afortunado. No sé si ese sea el rol de un director pero un buen inicio para una definición sería compartir y abrirse con otras personas a un nivel muy fuerte para que cada decisión se entienda como una necesidad y no como un capricho. Sobre la diferencia entre live action y animación, creo que son dos formas de contar una historia. Como patinar sobre hielo y sobre concreto, cada una tiene sus riesgos pero igual te mueves.

Alejandra Contreras diseñó a los personajes, ¿de alguna manera es como ilustrar el trabajo artístico de alguien más? ¿Cómo funciona la relación entre ilustrador y animadores?

Es una experiencia que llena de confianza, en el caso de “Los gatos” fue muy divertido colaborar con un equipo de artistas plásticas y uno de artistas digitales, durante esa fase además de Ale, Nuria Menchaca y Amanda Mijangos se sentaron a platicar con Alejandro Pérez, Juan Castillo e Ivanovichk Rosado para intercambiar formas de lenguaje visual.

"Los gatos" es un corto 2.5D cuyas texturas fueron realizadas en acuarela y luego integradas de forma digital al ambiente 3D, cada quien tenía dudas y certezas de su mundo visual y la colisión produjo un gran resultado. Es conocerse en otro plano y entregar tu trabajo a alguien más con toda la confianza de que solo le va a sumar belleza de una forma distinta.

¿Qué tanta producción de animación se hace México?

En el caso de los cortometrajes animados, financiamientos como los de IMCINE producen un promedio de 10 cortometrajes al año de animación, sin embargo, -aunque en menor proporción- también existen nuevas formas como el caso de “Revoltoso” un cortometraje increíble producido por Cinema Fantasma financiado completamente por crowdfunding. La cantidad de producción está relacionada con el presente de la industria cinematográfica en México, que poco a poco ha ido creciendo pero creo no ha encontrado un modelo de negocios propio donde genere una economía sustentable para cortometrajes y largometrajes.

Tal vez porque vamos con la inercia de taquilla y puntos de exhibición. Una solución podría ser apoyarnos de la tecnología, con modelos de crowdfunding y streaming que puede aprovecharse como un salto para desarrollar nuestro propio formato de industria y así generar un sistema de producción animada en México.

¿Existe un público en México para la animación?

En su mayoría lo encontramos en niñas y niños pero no hemos logrado posicionar la idea de que la animación no solo es para el público infantil, se trata de un recurso que como otros tipos de cine refleja un contexto social. Si logramos esparcir ese mensaje, nuestro público será más amplio.


¿Qué significa para ti y para muv el triunfo en el festival de Guadalajara? ¿Qué sigue?

Como todo proyecto siempre hay una inseguridad a la par, en lo personal arrancar nuestro ciclo de festivales en el FICG y obtener un reconocimiento da una clase de certeza y al mismo tiempo confirma que ya se terminó. Los nervios de la primera proyección le dieron la bienvenida al futuro, el proyecto se convirtió en un tributo al tiempo invertido hecho con mucho cariño. Deja un nuevo vacío listo para llenarse con más vida y más amigos a quienes recurrir.

Como estudio, confirma la decisión que tomamos al inicio de año. Decidimos abrir “muv stories” una nueva rama de muv, con el objetivo de producir propiedad intelectual, historias propias que logren posicionarse en distintos ámbitos del entretenimiento audiovisual.

¿Tienen contemplado un estreno para el público en general?

Por ahora debemos cumplir durante dos años con la ruta de festivales que trabajamos junto a IMCINE. Dentro de ella como parte del Ciclo de Cine Francés, el corto se proyectará antes de algunas películas en Cinépolis de la Ciudad de México y Michoacán. Después de ese periodo liberaremos el corto en línea.

Muv es un estudio creativo que hace un montón de proyectos diferentes. ¿Cómo está dividido? ¿Qué otros proyectos de animación tienen? ¿Cuál es el siguiente?

Nos gusta mezclar la tecnología con todo lo que hacemos, principalmente tenemos cuatro áreas, creación de contenido publicitario y animación, investigación y desarrollo para interactivos y mapping, muv stories con la que acabamos de estrenar nuestra aplicación “Ilana’s Notebook” en iOS y Android, y Oniria una firma de realidad virtual en colaboración con Funktionell con la que estamos organizando VR Fest MX, el primer festival de realidad virtual en México.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.