• Regístrate
Estás leyendo: "Los apoyos del FONCA no ayudan a la industria cultural"
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 01:15 Hoy

"Los apoyos del FONCA no ayudan a la industria cultural"

Carlos Balaguer, el director de proyectos de Impacto Social del Foro Shakespeare, dijo que este sistema sólo genera una comunidad que se pelea por conseguir 10 mil pesos al mes para hacer su obra.

Publicidad
Publicidad

Con el foro Políticas públicas de Fomento a la creación y desarrollo cultural llegó a su fin el ciclo de charlas con las cuales el Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores de la Secretaría de Cultura pretende generar propuestas para un proyecto de ley ciudadana de cultura, misma que comenzará a redactarse en las próximas semanas.

Durante su participación, José Carlos Balaguer, el director de proyectos de Impacto Social del Foro Shakespeare, denunció la inexistencia de un marco legislativo que asegure la operación correcta de un espacio cultural independiente: “mercantilmente mi centro cultural está como un bar”.

TE RECOMENDAMOS: Aprueban estímulo fiscal para todas las artes

“Como asociación civil no hemos recibido jamás un peso del Estado para llevar a cabo este proyecto porque básicamente para la legislación de la Secretaría de Cultura estamos haciendo un proyecto social, y para la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) estamos haciendo uno cultural, y ese es la laguna en que las asociaciones como la nuestra se encuentran”, añadió.

Asimismo, aseguró que organizaciones como la suya apoyan a la construcción del tejido social y cultural de la ciudad pues éstas construyen un tipo de espacio cultural alternativo a los estatales. Afirmó que más que buscar que las legislaciones para este tipo de espacios les brinden un apoyo económico, es necesario fomentar una ciudadanía crítica que no dependa de las subvenciones estatales como el FONCA.

“Hemos generado toda una comunidad cultural que está peleándose por conseguir una subvención de 10 mil pesos al mes para construir su obra y así no estamos apoyando a las industrias culturales realmente. Yo no vengo aquí a hablar de lo que el Estado nos tiene que dar, estamos cansados de eso, lo que queremos son marcos jurídicos que nos protejan; los espacios independientes generamos economía y lo que necesitamos es poder hacer una estrategia de recaudación de fondos diversificada donde podamos hablar con las empresas donde generamos una cultura de mecenazgo no para hacer proyectos de sentido y continuidad como pasa con los proyectos institucionales”, continuó.

Por su parte, Jorge Lebedev, director editorial de ediciones Gandhi, dijo que el tema de las subvenciones no puede considerarse como algo inocente ya que a partir de la creación del Conaculta, hoy Secretaría de Cultura, aumentó el número de subvenciones tanto para las empresas culturales como para los creadores, “sin embargo no tenemos más empresas independientes, pues éstas no inciden en el funcionamiento del mercado y tampoco se ha mejorado la creación literaria”.

“El mecanismo de la subvención— continuó— es muy perverso: tiene la apariencia de un acto generoso por parte del Estado, pero lo que hace en la práctica es impedir la creación de empresas independientes que contrarresten el poder de estos grandes grupos empresariales. Cualquiera de estos pequeños editores que recibe una se conforma con ella y eso permite subvencionar el proceso de producción de un libro, eso hace que lo guarden es su depósito para que ya no circule y eso hace que ese espacio quede abierto para que lo ocupen los grupos de poder”.

“Hay que terminar con esta concepción de un Estado paternalista, que, a cambio, como cualquier estado totalitario, suprime de manera enmascarada toda proyección de conciencia crítica: nadie que recibe una subvención critica abiertamente”, concluye.


ASS

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.