• Regístrate
Estás leyendo: Lo más bello, las naranjas en La Merced: Friedeberg
Comparte esta noticia

Lo más bello, las naranjas en La Merced: Friedeberg

El Museo Franz Mayer exhibe más de 200 piezas de arte-objeto del creador plástico, las cuales provienen de casi 40 colecciones.

Publicidad
Publicidad

Harto de las hegemonías de las vanguardias europeas y el nacionalismo reflejado en la obra de muralistas, Pedro Friedeberg (Florencia, 1936) formó parte de un grupo de artistas que en 1961 parodiaron el arte contemporáneo de aquella época. Hoy muchas de las obras de este sobreviviente del grupo de Los Hartos figuran en colecciones privadas y forman parte de grandes firmas de diseño, como TANE.

Más de 200 piezas provenientes de casi 40 colecciones —como la del Museo de Arte Contemporáneo, la Ida Rodríguez Prampolini, la del Archivo Privado de Foto y Gráfica José y Kati Horna, y de firmas como Corum y la casa de tapetes Odabashian— integran La casa irracional. Pedro Friedeberg, arte y diseño, exposición que forma parte de las actividades para celebrar el 30 aniversario del Museo Franz Mayer, que estará abierta al público desde hoy y hasta el 17 de julio.

En conferencia de prensa, el artista dijo: "Seguramente les parece un poco aburrida hoy en día esta exposición, pero hace 60 años todo esto era muy de la vanguardia equivocada, todo esto era considerado kitsch".

La muestra es una revisión inédita de siete décadas de trabajo que presenta objetos creados por el artista, quien considera que "el arte está al alcance de todos. Ahora, la calidad que aprecian los ricos es un poco más educada a veces, y por lo tanto tienen peor arte, porque el valor del arte también es una especie de inocencia que tienen los pobres porque no han ido a 50 universidades y no tienen tres doctorados en apreciación del arte. Yo creo que lo más bello en México son las pirámides de naranjas en La Merced".

Pedro Friedeberg consideró que hoy el arte está de moda: "Los museos están atascados: los buenos, malos e indiferentes, como los que están en Polanco", aunque, dice con su característico tono irónico, "más gente va a Costco; en realidad Costco es el Louvre de nuestra época, mientras que en los dizque museos, en uno de los más conocidos nada más hay un hilo negro y en otro unas imitaciones de Rodin bastante pobres".

La muestra, curada por Alejandro Soto y Karina Ruiz, surgió con la idea de mostrar el espacio habitable de Friedeberg a través de su arte-objeto.

En la obra de este artista "hay una ambigüedad o una cualidad indiscernible en el objeto artístico entre el diseño y el arte, por eso se llama La casa irracional. Pedro Friedeberg, arte y diseño. Y justo esta exposición busca dilucidar y debatir el tema de la frontera no tajante que existe en una parte del cuerpo de la obra de Pedro, en donde nos preguntamos: ¿es un objeto de arte o uno de diseño? Es ambos", apuntó Soto.

En la exposición se puede ver la parte conceptual que toca los temas principales que trabaja Friedeberg en relación con la casa, como la antiarquitectura, que surge como una oposición directa al funcionalismo y a la Bauhaus, explicó Soto.

"Cuando empecé a estudiar arquitectura en 1955 creo que era el único que admiraba La sagrada familia de Gaudí, que era considerado un bodrio horrible. Yo siempre fui partidario de estas extrañas arquitecturas que no son ni barrocas ni góticas, sino solamente como ornamentos abstractos. Creo que hay que regresar más al ornamento que es una parte llena, una parte lúdica del pensar humano. Yo siempre traté de hacer los muebles lo más feo posible, pero la gento creyó que eran bellos".

Candelabros, teteras, cafeteras, tapetes, biombos, espejos, sillas, sillones y la famosa Mesa inútil o antifuncional, que formó parte de la exposición de Los Hartos y que ha sido rebautizada como Mesa escapándose de querer ser mesa son algunos de los objetos diseñados y utilizados por el artista en casas que habitó y que más tarde fueron puestos a la venta y adquiridos por coleccionistas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.