• Regístrate
Estás leyendo: Lo lapidario
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 18:30 Hoy

Lo lapidario

Escolios.

Publicidad
Publicidad

El aforismo es un género elusivo que escapa a las clasificaciones estrictas y que florece anárquicamente en los resquicios de las tradiciones literarias. Es mucho lo que falta para elucidar, caracterizar y proyectar el aforismo, pues pese a la profusión y riqueza de la producción aforística, aún son escasas las obras de referencia, antologías o estudios sobre el género. Si bien es cierto que el aforismo ha sido históricamente un género extravagante y marginal, su familiaridad y afinidad con las plataformas contemporáneas, como las redes sociales, le brindan nuevas posibilidades para su circulación y asimilación. Lapidario. Antología del aforismo mexicano (1869–2014) (Secretaría de Educación del Gobierno del Estado de México, 2014), de Hiram Barrios, es una recopilación pionera del aforismo en México. El primer obstáculo para realizar una antología de esta índole consiste en definir qué es un aforismo. Como señala Barrios, la definición clásica, que se deriva de los aforismos hipocráticos, alude a una expresión sentenciosa utilizada para prevenir y depurar la salud. Posteriormente, el alcance del aforismo se irá extendiendo a otros ámbitos, como el político, el jurídico, el moral o la sabiduría aplicada a la vida práctica. De cualquier manera, el aforismo suele concebirse por mucho tiempo como una expresión sentenciosa con fines pragmáticos y no es hasta el siglo XIX cuando el aforismo adquiere un mayor peso filosófico y literario y decreta su autonomía como género.

De hecho, el aforismo contemporáneo a menudo milita contra sus orígenes pedagógicos y, lejos de producir aseveraciones con pretensiones de validez, busca inocular dudas con los instrumentos heterodoxos de la imprecación, el sinsentido, el chiste o la aporía. El aforismo contemporáneo involucra un amplio repertorio de recursos textuales y los utiliza y combina libremente. Por lo demás, es una escritura en primera persona donde, como sugiere Barrios, más que un “yo” lírico hay un “yo” crítico o incluso un “yo” cínico, que frecuentemente transgrede la moral convencional y desafía los parámetros normales del conocimiento. Barrios selecciona a cien autores, mexicanos o extranjeros avecindados en México. El recuento empieza desde 1869, con textos de Ignacio Manuel Altamirano y Maximiliano de Habsburgo, hasta perlas del inagotable acervo aforístico del Twitter recolectadas en 2014. En esta selección es posible observar la transición entre las concepciones antigua y moderna del aforismo y las más diversas gamas de este género, desde máximas morales y jurídicas del efímero emperador mexicano hasta socarronas miniaturas narrativas, gracejos filosóficos, bombas morales o joyas de la ironía breve. La búsqueda exhaustiva de fuentes, el rigor en la interpretación y la apertura en la selección lo vuelven un libro memorable e indispensable, que documenta el derrotero en México de una de las modalidades de escritura literaria más ricas y más ignoradas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.