“La literatura juvenil y sus lectores salvarán al mundo”

F.G. Haghenbeck presentará en la FIL Monterrey dos obras: una novela policiaca y otra de fantasía. La primera con el estilo de las películas de Tarantino; la segunda, en el tono de Tolkien o Eragon.
Dará una plática de su novelas.
Dará una plática de su novelas. (Especial)

Monterrey

F.G. Haghenbeck llega a la FIL Monterrey con dos libros bajo el brazo: En el crimen nada es gratis (Ediciones B, 2014) y Las crónicas de Hellbrunn1. La doncella de la sal (Montena, 2014), la primera, una novela policiaca y la segunda dentro de la fantasía. Ambas obras con dedicatoria al público juvenil, aunque el mayor no deja de ser un consumidor fiel de su obra con influencias del cómic y el cine. El autor nacido en la Ciudad de México platica de ambas novelas, que presentará en ese orden en la FIL el 19 de octubre (a las 12:00 en la Sala A y a las 13:30 en la Sala D).  

¿De dónde nace tu novela, “En el crimen nada es gratis”?

La idea nació a finales de los noventa, cuando estaba escribiendo cómics para DC Comics. La historia trata de recuperar las películas de Guy Ritchie o Tarantino que tanto éxito tuvieron. Pero a la vez, encontrar una voz desenfadada y humorística en el género negro como lo hace Hugh Laurie o Roger L. Simon.

¿Qué tanto el tema de la violencia en la ficción te permite explorar ese lado del humor?

Creo que algo que distingue al policiaco mexicano es el humor, a diferencia del anglosajón, el amor es un elemento perpetuo. Ni siquiera en España se usa con tanto desenfado. Incluso es liberador que el tono violento de la novela lo vuelva políticamente incorrecto.

¿Qué tanto fue pensada esta obra para adaptarse al cine o el cómic? 

Es gracioso que lo preguntes. Fue al revés, originalmente era un cómic que se tenía editado para publicar en el sello de Vértigo de DC Comics, pero nunca se  cerró el trato por el ambiente tenso post 11 de septiembre. Existen algunas páginas dibujadas por el artista Bachan y Rulo Treviño. No sé si luego regresará a ese formato o al cine, pero a mí me gusta como está. 

Y además presentas “Las crónicas de Hellbrunn1. La doncella de la sal”, ¿cómo trabajaste esta obra?

Es una obra dentro de la fantasía, en el tono de Tolkien o Eragon. Pero no puedo evitar mi veta de historiador aficionado, entonces también hay personajes reales que existieron en esa época de La Guerra de los 30 Años. Increíblemente es una obra muchísimo más complicada de escribir, se necesita ir armando como un castillo de naipes, siempre adosando con cuidado las cosas.

Con un personaje mujer, la protagonista que se mueve entre la magia...

Creo que los personajes femeninos hoy en día en la literatura juvenil se han convertido en algo esencial. Creo que lo importante en toda novela, pero más en la juvenil, es el personaje en sí mismo. Sus conflictos, inquietudes y deseos. Su paisaje, fantástico o no, es lo que lo va mejorando.

Noto una intención hacia un público joven, ¿te gusta escribir para este público?

El público juvenil es buenísimo: son duros críticos, pero fieles lectores. Crecí con la literatura que hoy consideran juvenil como Dickens, Dumas, Verne o Salgari. Incluso King estaba entre ellos. Hoy me gustan mucho las nuevas voces, que crean megasagas de más de tres libros, donde puedes explorar historias más complejas y  a la vez más interesantes. La literatura juvenil y sus lectores son los que van a salvar al mundo.