Artista logra reunir 200 libros prohibidos en una habitación

La instalación de la artista Alicia Framis reúne libros de Nabokov, Voltaire, Simone de Beauvoir o Cervantes, entre otros, que han sido censurados a lo largo de la historia.
'La habitación de los libros prohibidos' es una instalación de la artista española Alicia Framis
'La habitación de los libros prohibidos' es una instalación de la artista española Alicia Framis (Especial)

Barcelona

La artista española Alicia Framis reúne en su instalación La habitación de los libros prohibidos unos 200 textos que han sido censurados por motivos políticos o religiosos a lo largo de la historia.

TE RECOMENDAMOS: Qué pasaría si Poe conociera a los titanes de la literatura

La obra se exhibirá hasta el próximo 14 de mayo en el espacio Il Salotto de la Blueproject Foundation de Barcelona, después de que se pudiera ver en el Museo Picasso de Antibes (Francia) y el Art Basel-Parcours en 2015. 

La pieza forma parte de la serie Habitaciones Prohibidas, integrada por "una serie de habitaciones en las que se cuestiona el actual entorno social y humano, los dispositivos de alienación y otros medios de coacción", explicó la artista.

Los libros están forrados con una cubierta negra en la que se leen los motivos de la prohibición de la obra en cuestión.

Esta biblioteca reúne "libros que han sido objeto de censura, que están o han estado prohibidos y cuyos autores han sufrido o siguen sufriendo dificultades con el poder judicial o político, en algunos casos graves, pues han pasado por la prisión, la tortura o la muerte". 

Los libros están forrados con una cubierta negra en la que se leen los motivos de la prohibición de la obra en cuestión.

TE RECOMENDAMOS: Manuel Felguérez vuelve a las galerías mexicanas

Entre estos libros que Framis seleccioó luego de realizar una investigación de varios años hay textos como Cándido, de Voltaire; los escritos de Giordano Bruno; Lolita, de Nabokov; El segundo sexo de Simone de Beauvoir, o Don Quijote de Cervantes, "primero censurado por la Inquisición y recientemente prohibido en Arabia Saudí por incitar a los lectores a ser libres".

Framis ha podido constatar que los jóvenes que entran en La habitación de los libros prohibidos, "en un principio miran los títulos de los libros, se asombran por algunas de las obras que han sido censuradas y finalmente conversan entre ellos".

ASS