• Regístrate
Estás leyendo: Libros
Comparte esta noticia
Domingo , 24.06.2018 / 23:04 Hoy

Libros

El libro recomendado para esta semana es 'Cuando el amor quiebra la razón', el cual cuenta la repentina y dramática muerta de Laura Barrera Flores, esposa del autor.

Publicidad
Publicidad

Milenio Digital

CUANDO EL AMOR QUIEBRA LA RAZÓN

El subtítulo es elocuente: "Crónica de una viudez inesperada...". Con prólogo de la conductora de radio y televisión Janet Arceo, este libro cuenta la repentina y dramática muerte de la esposa del autor, Laura Barrera Flores, la Nena, víctima de un derrame cerebral, y la manera como él ha enfrentado el duelo.

La pareja tenía un hijo de pocos años, quien todo el tiempo estuvo junto a su padre en la agencia funeraria. Arceo recuerda: "Vi a Rubén aproximarse a la caja mortuoria, mientras llevaba en los brazos al pequeño Max. Fue un momento doloroso y al mismo tiempo de gran aprendizaje. Max le dijo a su padre: ¿Verdad que tú no te vas a morir? Seguido de un apretado abrazo".

Cuando el amor quiebra la razón es resultado de esa experiencia. "Este libro —dice López-Córdoba Betancourt— ha sido escrito en diversos momentos, los cuales guardan contextos significativos como es aceptar la muerte de alguien tan cercano como una esposa, afrontar esta pérdida con un hijo pequeño y dar ese primer paso hacia una recuperación asumiendo que el dolor por esta ausencia también puede ser una nueva oportunidad para resignificar tu vida".

Dividido en siete capítulos, el libro comienza un viernes 15, cuando Rubén y Max esperaban en su camioneta a La Nena para ir de compras. Ante su tardanza, Rubén fue a buscarla; la encontró en su recámara, tirada en la cama. "Me siento mal", le dijo. La llevo de urgencia al hospital, fueron días de incertidumbre, de desvelos, de falsas esperanzas. Al décimo murió: "El aire de esa tarde sopló diferente, los sonidos de la calle enmudecieron mientras mi corazón aprendió a latir diferente y mi vida cambió para siempre cuando el reloj marcó las 16:33 horas de ese Viernes 15", escribe Rubén.

Desde entonces, se ha dedicado a reconstruir su vida y la de su hijo; sin olvidar a su esposa asume nuevos retos, consciente de que siempre en estos casos lo mejor es no reprimir los sentimientos, hablar con la verdad y compartir lo aprendido con quienes atraviesan el mismo, doloroso, camino.

Desde entonces, se ha dedicado a reconstruir su vida y la de su hijo, sin olvidar a su esposa asume nuevos retos, consciente de que siempre en estos casos lo mejor es no reprimir los sentimientos, hablar con la verdad y compartir lo aprendido con quienes atraviesan el mismo, doloroso, camino.

El aprendizaje ha sido lento, con errores. Entre ellos, tolerarle a su hijo cambios en sus hábitos de juego o en la hora de dormir, o no llorar frente a él. Un día Max le preguntó por qué no lloraba por la muerte de La Nena. La pregunta lo desarmó, entendió que llorar es bueno, pues "cada lágrima te brindará una señal de que estás vivo y que esa persona que ya no está físicamente, se integrará a nuestro ser por el resto de nuestros días".

Rubén López-Córdoba Betancourt

Innovación editorial lagares

México, 2015, 147 pp.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.