Preocupa a libreros iniciativa sobre depósito legal

José Ignacio Echeverría, presidente de la Caniem, aseguró que con la iniciativa del depósito legal se atentaría contra el Derecho de Autor.
En la Cámara de Diputados hay una iniciativa que busca que el depósito legal de los libros sea de manera digital.
En la Cámara de Diputados hay una iniciativa que busca que el depósito legal de los libros sea de manera digital. (Notimex)

México

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem), José Ignacio Echeverría, expresó hoy la preocupación de su gremio por una iniciativa de la Cámara de Diputados sobre el depósito legal, la cual, en su opinión, acabaría con el Derecho de Autor.

Entrevistado tras la apertura del Octavo Gran Remate de Libros en el Auditorio Nacional, Echeverría refirió que son dos los problemas más serios que enfrentan, el de la adecuada aplicación de la Ley de Fomento para la Lectura y el Libro, que establece el Precio Único, y que a la fecha es letra muerta, y el relacionado con la citada iniciativa.

Sobre la Ley de Fomento para la Lectura y el Libro, se quejó de que aún cuando el año pasado la Suprema Corte de Justicia de la Nación dictaminó sobre el asunto y es correcta la aplicación de la ley, ésta siga sin aplicarse efectivamente.

Es una problemática que se ha venido arrastrando desde algunos años, por lo que consideró necesario que con el apoyo del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, la Secretaría de Educación y el Congreso de la Unión, se trabaje para promover algunos cambios en beneficio de la promoción de la lectura y el libro.

En torno a la iniciativa de Depósito Legal, explicó que se trata de una ley donde cada editor tiene la obligación de enviar un número de libros a la biblioteca, al Congreso y las bibliotecas locales dos publicaciones de las que edita.

Comentó que en la actualidad esto se lleva a cabo, pero dio a conocer que recientemente se acaba de firmar una iniciativa en la Cámara de Diputados en el sentido de que tiene que llevarse a cabo ahora también, un depósito de manera digital.

“Y tenemos dos problemas, los editores no siempre tenemos el derecho de hacer la versión digital de una obra, a veces esa obra la tiene un editor en papel y otras otro editor en lo electrónico, o el propio autor.

“Entonces desde ahí, no podríamos cumplir con esa ley porque, hacer una versión electrónica de un libro en la que no tenemos los derechos, es una violación, incluso penal.

“Segundo, dentro del cuerpo de esta iniciativa se contempla además que, si alguna obra se considera de interés para cierto sector, universidad o biblioteca, se puede reproducir y poner en línea, pero al momento de hacer eso, ya no hay manera de controlarlo por más candados que se pongan.

Simplemente se le toma una foto a la pantalla y se tiene la reproducción de la obra”, detalló.

Para Echeverría, se trata de un tema que requiere revisarse, pues “no nos oponemos al depósito de manera digital, sólo que se haga de manera ordenada”.

“En México no se tiene una conciencia grande de lo que son los creadores para las actividades creativas, no se respeta el Derecho de Autor, hay contrabando, piratería, y no solo en libros, sino el todo tipo de material producido.

“Es una labor importante que tiene que realizar la SEP, sobre el respeto al derecho de autor, a las industrias creativas, el respeto a nuestro conocimiento”, opinó.

Otro problema que existe, abundó, es que no se habla de presupuestos anuales para las bibliotecas de aula y escolares.

Eso no existe, por el contrario, han venido reduciéndose año tras año, comenzó con una cifra de 500 millones de pesos y en 2013 fueron cerca de 110 millones de pesos, si descontamos además inflación, es una cantidad muy pequeña, contrario a lo que se esperaba.

“Si no hay recursos para la lectura, para que los niños aprendan a ser ciudadanos, no vamos por el buen camino”, afirmó.