• Regístrate
Estás leyendo: Libros como salvavidas en el mar de la evolución
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 09:55 Hoy

Libros como salvavidas en el mar de la evolución

La Librería de Usado, propiedad de Magdalena Woo, se ubica frente a la Plaza Mayor y ha sobrevivido durante muchas décadas, a pesar de los grandes cambios que se han tenido en el sector.

Publicidad
Publicidad

Saturado el corredor comercial de cantinas y bares adjuntos a la Plaza Mayor, la Librería de Usado establecida en Torreón desde hace 18 años, ha sobrevivido a los cambios propiciados, primero por la inseguridad y luego por la nueva visión arquitectónica del lugar que se promueve a través de instancias oficiales, asociaciones y la propia iniciativa privada.

Su encargada, Magdalena Woo, indicó que incluso la librería fue visitada por el gobernador, quien les preguntó cómo les iba.[OBJECT]

Ella sonríe y recupera el recuerdo. Le dijo que en algún momento, el negocio de la librería permutaría a "libería".

Fue a su padre, el señor Javier Woo, a quien se le ocurrió la instalación de una librería de usado o de segunda mano, después de poner una librería similar en la ciudad de Monterrey, Nuevo León.

"Puso una librería en Monterrey y luego puso esta, es curioso pero las dos las sigue teniendo, siguen y así como es, son de usado", dijo Magdalena quien con ello abrió la puerta para pensar que quizá su papá le quiso dar vida y un nuevo destino a los ejemplares al conseguirles unos nuevos ojos que pasearan por sus historias.

"Era muy buen lector, le gustaba leer y se juntaba en Monterrey con una persona que tenía una librería y de ahí nació la idea de poner la suya".

"Fue difícil sobrevivir después de que se tumbó el Mercado Villa, pero ya tienes tus clientes y al que le gusta leer, te sigue, todo el tiempo que se estuvo construyendo la plaza (Mayor) yo estuve aquí, me mantuve y venían", dijo.

Más aún, detalló que junto con el bar El Tumbao, que se encuentra en la planta alta del edificio donde está la librería, fueron los únicos negocios que se mantuvieron abiertos a pesar de encontrarse en una zona de construcción y por tal, abandonada.

"Así venía la gente y llegó un momento en que en toda la cuadra nada más estábamos los muchachos de arriba (Chilo) y yo, no había nadie más que nosotros. La gente que lee es fiel".

"Nosotros estábamos en el sitio que tumbaron, nos dieron una ayuda para que te reinstalaras pero de ahí en más, nadie por aquí se paró", comentó.

Aunque los clientes han cambiado, se aseguró que a quien le gusta la lectura puede llegara a una temprana edad y continuar siendo cliente en su vida madura.

"Nuestro cliente generalmente es al que le gusta la literatura, la filosofía y la ciencia, porque el libro escolar se vende pero por temporada y a sabiendas de lo que les pidan en la escuela".

"Lo que más me piden es la novela y lo de superación", dijo la vendedora quien acotó, los precios de los libros usados bajan hasta en un 50%.

Con horario de 10 de la mañana a 3 de la tarde y de 4 a 7 de la tarde de lunes a viernes, en tanto en que los sábados se abre mediodía.

[OBJECT]"Los bares no me afectan en el sentido de mi horario, si te has fijado en torno a la presidencia han puesto puro bar pero trabajan en la noche y pues yo ya ni estoy".

"El sábado abro mediodía y tampoco me afecta ni me ha molestado. Somos los únicos que promovemos el libro en medio de puro bar y restaurancitos".

"El otro día vino Rubén Moreira y me dice: 'Oiga, y a usted, ¿cómo le ha ido con los nuevos negocios? Le dije que para mí era lo mismo porque lo que se está abriendo es puro bar".

"Es más, a la otra que venga ya va a ser libería en vez de librería'", apuntó Magdalena Woo en medio de la risa.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.