En una era de intolerancia, aparece "Cuando llega la luz"

La autora española Clara Sánchez da seguimiento a "Lo que esconde tu nombre" ante el resurgimiento de los movimientos nacionalistas.
“El pasado está en el presente, no podemos deshacernos de él”.
“El pasado está en el presente, no podemos deshacernos de él”. (Michel Amado/Grupo Planeta)

México

Hace ya bastantes años, mientras disfrutaba de una tranquila estancia en las costas españolas, la escritora Clara Sánchez supo que unos venerables ancianos que vivían en el mismo entorno, en realidad eran unos nazis que se habían ocultado durante décadas para escapar de la justicia.

A partir de ello empezó a escribir una historia que le valió el reconocimiento internacional, Lo que esconde tu nombre, de la cual se vendieron alrededor de un millón de ejemplares, incluso obtuvo el Premio Nadal en 2010.

“Cuando una novela tiene mucho éxito, lo normal es que si piensas hacer una segunda lo hagas al año siguiente, a fin de que la memoria de la anterior esté fresca, pero como soy un desastre para eso, me tardé seis años”.

“Puede que haya influido el hecho de que Lo que esconde tu nombre produjo una serie de reacciones un poco desagradables, gente a la que no le gustó que hablase de los viejos nazis escondidos en las costas españolas”. 

La escritora se hubiese quedado solo con esa parte de no ser porque, precisamente en los últimos cinco años, los movimientos nacionalistas crecieron en todo el mundo, en especial en Europa, lo que parece culminar con la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos.

Así es como surgió Cuando llega la luz (Destino, 2016), una novela en la que Clara Sánchez le da seguimiento a la novela anterior: la historia de una joven que, en busca de una respuesta sobre qué hacer con su vida, se refugia en las costas españolas, donde conoce a un anciano superviviente de un campo de exterminio, quien  sigue de manera cercana los pasos de unos ancianos supuestamente noruegos, aunque en realidad son nazis.

Un pie en la realidad

En la trama de la más reciente novela se reflexiona sobre cómo, al final, el pasado siempre termina por alcanzarnos, pues a la protagonista, quien busca huir de lo que le tocó vivir con esos viejos nazis, se traslada a Madrid junto a su hijo recién nacido e intenta rehacer su vida, hasta que un día encuentra una nota anónima en la que le preguntan por el paradero de su amigo, el viejo superviviente del holocausto.

“Se valora mucho el presente, mis novelas tratan del presente, pero es que el pasado está en el presente, no podemos deshacernos de él así como así, sobre todo cuando tiene tantas implicaciones actuales: Cuando llega la luz aparece en un tiempo en que nuevos nazis empiezan a tomar la herencia de los viejos”, explica Clara Sánchez.

La escritora española observa una época llena de intolerancia, de odio al prójimo, lo que de alguna manera significa un retroceso al pasado más oscuro, de ahí su interés de volver a esta historia, convencida de la necesidad de reflexionar sobre los peligros de ese pensamiento y de la influencia que aún tienen esos viejos nazis.

“No solo peligrosos por lo que ya habían hecho, sino porque se convirtieron en el fundamento ideológico del presente, pues toda esa gente que se mueve en la actualidad debía contar con soportes para mantenerse y con ellos los encontraron”.

Esa realidad refleja la necesidad de replantear lo que sucede en cada país y en el mundo entero: la llegada de Trump obliga a preguntarse no las razones de la existencia de un personaje así, sino el hecho de que tenga tantos seguidores. “Por eso pienso que la novela tiene su versión en la realidad: lo que sucede en Cuando llega la luz, los neonazis que están tomando el relevo de la vieja guardia, tiene su versión en lo que sucede en Europa, con el resurgimiento de los grupos neonazis, y lo que ha sucedido en EU con la elección de Trump”, en palabras de Clara Sánchez.