Publican libro póstumo de Luis Ortiz Macedo

A un año de su muerte, la edición reúne varios de sus textos sobre la preservación del patrimonio monumental del país.
Presentación del volumen en el Palacio de Bellas Artes.
Presentación del volumen en el Palacio de Bellas Artes. (Edmundo López Palomino)

México

El arquitecto Luis Ortiz Macedo (1933-2013) es reconocido por su labor a favor de la preservación del patrimonio monumental. A un año de su fallecimiento fue presentado su libro póstumo De arquitectura, restauración y otros temas.

Editado como parte de los Cuadernos de Cultura Mexicana, este volumen, según su colega Felipe Leal, “es un importante documento de consulta”.

“Este libro, que publica el Seminario de Cultura Mexicana, él lo autorizó; ya no lo vio impreso debido a que poco antes de que entrara a prensa falleció. La selección de los textos él la hizo; reunió varios temas, desde restauración hasta diferentes momentos de la historia de la Ciudad de México. En algunas partes el libro es anecdótico, pero Ortiz Macedo no se limitó a ello, sino que logró una compilación de textos muy breves que realizó en diferentes momentos de su vida y que compiló para esta publicación”.

Leal recordó que Ortiz Macedo fundó y fue el primer director de la Escuela de Restauración en México, en la Universidad de Guanajuato, la primera institución donde se estudió restauración de manera formal a nivel académico.

Siempre estuvo ligado a la historia del arte: aunque era arquitecto, conocía mucho de pintura y de escultura. Dirigió varias fundaciones culturales, como las de Banamex y Domecq. Asimismo, fue director del INBA y del INAH.

“Sus acciones siempre estuvieron dirigidas a la preservación cultural de México. Al frente de Fomento Cultural Banamex se dedicó a comprar muchos de los bienes y casonas que actualmente forman parte de su acervo: adquirió inmuebles en San Miguel de Allende, en Mérida compró la Casa Montejo y en la Ciudad de México, el Palacio de Iturbide. Tuvo la idea de que el patrimonio de un banco también estuviera conformado por edificios patrimoniales”.

Como restaurador fue un pionero, un hombre que generó escuela en todo el país. Sin ser un restaurador ortodoxo, siempre se preocupó porque se respetara el patrimonio. En una palabra, trabajó por preservar la memoria de México”.

En palabras de Silvia Molina, presidenta del Consejo Nacional del Seminario de Cultura Mexicana, Ortiz Macedo fue un hombre muy interesante, un precursor.

“A un año de su partida quisimos rendirle un homenaje, junto con el INBA, y presentar De arquitectura, restauración y otros temas, su libro número 87”.

En la presentación del libro, realizada en el Palacio de Bellas Artes la noche del jueves pasado, Ortiz Macedo fue recordado como el impulsor de la recuperación de las plazas de Santo Domingo, Regina Coeli, Santa Catarina y Veracruz, así como de la Rotonda de las Personas Ilustres y el Palacio Nacional.