Torreón vivió una navidad 'llena de letras'

En medio de la era digital, los laguneros mantienen un 'romance' con las páginas físicas, por lo que la temporada fue de gran beneficio para librerías como el Astillero, Otelo y El Principito.
En Torreón, la temporada navideña dejó un repunte en las ventas de libros.
En Torreón, la temporada navideña dejó un repunte en las ventas de libros. (Alberto Robledo Cervantes)

Torreón, Coahuila

No obstante la llegada de la era digital, de los e books y los pdf's, los laguneros mantienen un "romance" con los libros y sus páginas, con su olor.

De esta manera lo percibieron encargados de librerías como el Astillero, Otelo y El Principito, que presentaron un nutrido repunte en sus ventas esta temporada navideña.

"El regreso de los estudiantes es el que nos puede ayudar, pues tenemos libros para ellos que son de leyes, medicina, ingeniería, de secundaria y preparatoria".

"Repuntó bastante, todo lo que fue noviembre y diciembre, como nunca, yo te diría que hasta en un 100% más en relación con el año pasado. Fue exitoso para nosotros".

"Igual y la gente ya se aburrió del internet o de lo que sea, nuestros clientes regulares siguen viniendo, pero también hay nuevos", expuso Jaime Martínez, propietario de la librería de viejo Otelo, la cual, tiene cerca de 30 años de presencia en la ciudad.

Fueron lo mismo jóvenes que adultos mayores los que acudieron a su librería para los regalos navideños, ya fuera para sus seres queridos o, por qué no, para ellos mismos.

Los temas que más buscaron en Otelo fueron relacionados con la historia de Torreón y de México en general, de la Segunda Guerra Mundial y otras guerras, de esotería y, al final, las novelas.

Por otro lado Ruth Castro, de la librería El Astillero, apuntó que todos los años en los que han trabajado, estas fechas han representado una buena temporada en cuanto ventas, las cuales empiezan en noviembre y decaen poco a poco hacia mediados del mes de enero.

"La respuesta de la gente fue buena, incluso un poco mayor que el año pasado. Yo en general identifico dos tipos de clientes o de personas que se acercan en estas temporadas, son, obviamente, las que buscan regalos, gente con la que hay que platicar porque te dice más o menos qué es lo que le gusta a su papá o novio o quien sea, entonces hay que recomendar cosas y es mucho hablar".

"Por otro lado, quien más bien en estas temporadas trae dinero y se compra los libros que ha querido comprarse otras veces", detalló.

"Igual y la gente ya se aburrió del internet o de lo que sea, nuestros clientes regulares siguen viniendo, pero también hay nuevos".

Pero lo que más rescata de esta temporada, es la interacción que se genera con los clientes, pues se vive otro tipo de cercanía, "mucha gente va y platica con nosotros, entonces es muy divertido".

En lo que respecta a la librería de viejo "El Principito", sus temporadas buenas son otras. Si bien se vivió un incremento de ventas este no fue significativo. No es sino hasta el regreso a clases de todos los niveles educativos cuando despunta.

Jesús Héctor Campo Moreno, propietario de la librería, acotó que "el regreso de los estudiantes es el que nos puede ayudar, pues tenemos libros para ellos que son de leyes, medicina, ingeniería, de secundaria y preparatoria. Es ahí donde nosotros nos ayudamos con las ventas".

JFR