Listas, las modificaciones a la ley del libro: Caniem

El presidente del organismo, José Ignacio Echeverría, demanda una política que impulse la lectura y a las empresas editoriales.
Se pronuncia por impulsar bibliotecas y programas de libros.
Se pronuncia por impulsar bibliotecas y programas de libros. (Juan Carlos Bautista)

México

En comisiones de la Cámara de Senadores ya está lista la iniciativa de modificación de la Ley para el Fomento de la Lectura y el Libro, que contempla sanciones a quien incumpla con el precio fijo del libro, además de que define qué es el libro electrónico, aseguró el presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem), José Ignacio Echeverría.

"La noticia que salió hace unas semanas fue de la Cámara de Diputados, una adenda que le hiciera al proyecto de los senadores, pero para el próximo inicio de sesiones ya pasará la ley como la esperamos", explicó el titular de la Caniem, luego de que a principios de marzo se diera a conocer que el pleno de la Cámara Baja había aprobado una serie de reformas a la ley, en la que se incorporaron instituciones al Consejo Nacional del Libro, pero sin tocarse temas que han resultado polémicos hasta el momento.

"El área de sanciones estaba contemplada para que la mandatara Profeco, pero por asuntos legales tiene que ser otra instancia del Estado la que la maneje. Eso no es motivo de la ley, sino del reglamento, entonces habría que esperar a la ley y después al reglamento", dijo.

En entrevista con MILENIO, José Ignacio Echeverría también enfatizó que no se trata de cerrar librerías o puntos de venta, sino más bien de propiciar el desarrollo de un mercado ordenado para que la industria editorial pueda ofrecer más productos en condiciones reales y no con descuentos artificiales, como subir al precio para ofrecer un gran descuento, porque "eso no se vale".

Formar lectores

Una de las peticiones recurrentes del representante de los editores privados es la de una política del libro en México, más allá del reconocimiento de que el Poder Ejecutivo, a través de la SEP o del Conaculta, "nos apoya mucho, pero sí necesitamos que el Poder Legislativo, en particular la Cámara Baja, destine recursos etiquetados para esto".

"Cuando haya una ciudadanía ávida de leer se tendrán muchas ventajas para el libro y para quienes vivimos de esto, pero el problema primero es leer: que la escuela forme lectores, que los padres ayudemos a formarlos, que haya más bibliotecas mejor dotadas, que haya presupuesto del Estado para que haya libros, porque no se pueden tener programas de lectura en los que no hay libros".

Echeverría dijo que uno de los ejes de su gestión en la Caniem ha sido el sensibilizar a los diputados para que entiendan que lo que se dedique a educación y a cultura no es un gasto sino una inversión, a fin de impulsar los programas de bibliotecas escolares o la formación de promotores de lectura.

El presidente de la Caniem también se refirió a la importancia de impulsar las bibliotecas, los programas de libros en las escuelas y hasta la formación de librerías —"donde tendría que intervenir Hacienda con la parte del IVA que los libreros no pueden recuperar—", aunque también sus peticiones buscan apoyo en la compra de derechos en el extranjero, "de modo que cuando compitamos con otras industrias de habla española, no nos ganen por tamaño, pues las grandes editoriales, sobre todo en la parte de literatura e interés general, son compañías trasnacionales que tienen muchos más recursos que las editoriales de México".

Para Echeverría, el panorama para la industria del libro en 2015 es bastante complejo, en especial ante una economía con lento crecimiento, que no ayuda a ninguna industria, y menos a la del libro, "una de las prescindibles que hay en un momento dado: si usted tiene un ingreso equis y eso le alcanza nada más para sus necesidades básicas, difícilmente va a poder estimular el crecimiento de la industria del libro", destacó.