Todo porque rías, Les Luthiers hacen muchas gracias de nada

En Les Luthiers no siempre hubo cinco genios, al principio llegaron a ser diez músicos; ésta es la historia de cómo un divorcio artístico originó a uno de los más grandes grupos cómicos.
Les Luthiers recibió el premio Princesa de Asturias
Les Luthiers recibió el premio Princesa de Asturias (Especial)

Ciudad de México

Parece inconcebible, pero es real: los Luthiers alguna vez fueron novatos. En aquel 1967 un grupo de universitarios había seducido a un público más bien pequeño pero entusiasta.

TE RECOMENDAMOS: Les Luthiers: Diez momentos hilarantes de Rabinovich

Por entonces el grupo no se llamaba Les Luthiers, sino I Musicisti, un proyecto humorístico-musical que nació como una broma y un pasatiempo. Unos diez músicos liderados por Gerardo Masana — fundador de Les Luthiers— habían pasado tres años presentando sus espectáculos en escenarios pequeños, pero algunos de ellos comenzaban a quejarse de que el trabajo estaba inequitativamente distribuido y no ocurría lo mismo con los ingresos.

 [Les Luthiers, en aquellos lejanos años de sus inicios]

Masana lo presintió antes que nadie: un divorcio inminente. Así lo cuenta Daniel Samper Pizano en el libro que conmemoró los 40 años del grupo:

—Si esa es la decisión final —dijo Masana, poniéndose de pie—, yo me retiro del grupo.

Unos instantes de silencio y expectativa siguieron a las palabras de Masana. Entonces se escucharon voces conciliadoras que pretendían hacerle reconsiderar su determinación. Pero Masana ratificó que era una decisión irreversible. Se retiraría y se llevaría consigo sus instrumentos.

—Yo me voy con Gerardo —dijo Marcos Mundstock, el locutor y presentador de los espectáculos.

—Y yo —agregó Daniel Rabinovich, administrador, cantante e intérprete de varios instrumentos.

Con su típica timidez, se sumó a los anteriores, casi sin decir palabra, Jorge Marona, que, con diecinueve años, era el más joven del grupo.

Poco tiempo después se uniría a ellos Carlos Núñez Cortés, el Loco —que no había apoyado a los disidentes en el momento de la ruptura.

Fue ese el germen de Les Luthiers. Su primera presentación con ese nombre ocurrió el 20 de septiembre de 1967. Cincuenta años después, su inventario cómico incluye algunos diálogos dignos de ser grabados en oro en todas las paredes. Aquí algunos de ellos.


  • Vote a Ortega. En Unen canto con humor, 1994

 Carlos López Puccio: Muchas gracias, recibo vuestro homenaje conmovido, porque sé que sólo puede ser sincero todo lo que se diga delante de esta inmensa y querida letra “O” que simboliza los tres principios básicos de nuestro partido: Organización, Orden, “Onestidad”.

DanielRabinovich: Perdóneme que lo corrija, doctor, organización va con “hache”.

López Puccio: Hemos de hacer hincapié en el tema cultural, y cuando hablo de cultura hablo de cultura con “Q” mayúscula.

[Ve el video completo aquí]


  • La gallina dijo Eureka. En Les Luthiers hacen muchas gracias de nada, 1979

 Mundstock: A los chicos hay que decirles siempre la verdad. Por supuesto que en los términos que ellos puedan entender. Entonces usted le puede explicar, por ejemplo, de la siguiente manera: “Mirá, nene, como mamá y papá se quieren mucho, papá le regaló a mamá una semillita que él tenía. Esa semillita germinó, creció y después de nueve meses se convirtió en un hermoso repollo donde te dejó la cigüeña que te trajo de París. Los niños, aun los más pequeñitos, son seres pensantes, casi podríamos decir que son seres humanos.

[Ve el video completo aquí]


  • El desdén de Desdémona. En Los premios Mastropiero, 2005

 Marcos Mundstock: Shakespeare da para todo, eh?

DanielRabinovich: Si...

Mundstock: Le digo porque yo conozco todo Shakespeare en inglés...

Rabinovich: No me diga

Mundstock: Si, no lo he leído porque no sé inglés, pero lo conozco. Y bueno, el Otelo es una tragedia terrible...

Rabinovich: Ah, entonces no la voy a ver.

[Ve el video completo aquí]


  • El poeta y el eco. En Vigésimo aniversario, 1987

 Rabinovich: Tengo cien ovejas.

Mundstock: Ajá, ¿las cría todas para lana?

Rabinovich: Sesenta y cinco lana y treinta y cinco poliéster. ¡Buaaa...!

Mundstock: ¿Qué le pasa?

Rabinovich: Buaa buaa...

Mundstock: ¿Y qué más?

Rabinovich: Es que hablando de las ovejas, me acordé de mi perro, todavía hoy me parece oírlo cuando venía y me decía: "Achtung!...eine Kugel kam geflogen, da steht ein Lindenbaum... "

Mundstock: ¿Su perro le decía eso?

Rabinovich: Pastor alemán...

[Ve el video completo aquí]


  • El acto en Banania. En Vigésimo aniversario, 1987

Carlos López Puccio: Señores legisladores, señores ministros, señores corresponsales extranjeros, señor Nuncio Apostólico y diplomáticos de otras naciones: ¡DESCANSO! De no ser por nuestra acción de gobierno, pacientemente desarrollada en estos últimos... cuarenta y nueve años, nuestras calles estarían hoy llenas de pornografía, de corrupción, de violencia... ¡de gente! Me duele que se piense que el nuestro es un gobierno autoritario. Que no se piense eso... es una orden. Pueblo de Banania, gracias por este espontáneo homenaje. ¡Homenaje… ya!

[Ve el video completo aquí]



ASS