Descarta Conaculta que haya pocos lectores en México

Jesús Heredia Caamaño, coordinador de Fomento a la Lectura y Profesionalización de Conaculta, señaló que hay muchos lectores que “no han sido contados” en las encuestas.
En 2013, según cifras de la UNESCO, México ocupaba el penúltimo lugar en lectura de 108 países.
En 2013, según cifras de la UNESCO, México ocupaba el penúltimo lugar en lectura de 108 países. (Archivo)

México

El índice de lectores en México no es bajo, así lo aseguró el coordinador de Fomento a la Lectura y Profesionalización del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Jesús Heredia Caamaño.

Heredia Caamaño, enfatizó: “creemos que hay muchos lectores que aún no están contabilizados”.

En 2013, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en iglés) dio a conocer cifras del índice de lectura en el mundo, en el cual, México obtuvo el penútlimo lugar en una lista de 108 países con un total de 2.8 libros al año por persona.

En el marco de la Feria del Libro de Hermosillo 2014, señaló que las encuestas sobre los lectores en el país muchas veces se basan en los libros que se venden y se leen a través de la industria editorial.

“Siempre que atendemos a cifras debemos pensar cómo resultan, sabemos por ejemplo que en las salas de lectura si viene una personas y lee un libro que le gusta mucho y nos lo pide prestado, se lo lleva a casa y lo leen al menos tres personas, penetra en la estructura familiar”, explicó.

Hasta ahora, manifestó el funcionario federal, en las encuestas sobre el tema de los lectores en el país no se ha atendido ese dato, que refleja la penetración de los libros en el gusto de las personas.

Destacó la necesidad de hacer conciencia sobre las cifras que se busca recabar y cómo dar a conocer lo que la sociedad está leyendo actualmente.

“Incluso, se debe considerar lo que sucede con el libro digital y cuántas horas leen los jóvenes a través de los medios digitales”, expuso.

Heredia Caamaño consideró que los libros impresos y digitales tienen que ver con un primer contacto y con una variedad, esto con el fin de que el lector pueda elegir y discernir lo que le gusta, “hemos relacionado la lectura con las prácticas escolares donde nos dicen lo que se debe leer”.

Expuso que el Conaculta fomenta el contacto y el gusto por los libros y su conocimiento a través de los centros de lectura, donde se pueden encontrar grandes autores enfocando su lectura desde la perspectiva infantil o juvenil.

De esa manera, abundó, se dan cuenta de que no toda la literatura es tan ardua y se busca que ellos solos lleguen al momento de elegir lo que quieran leer.

En este sentido, las ferias del libro representan un eslabón en la cadena, donde se pone en uso el acceso al texto y la lectura.

Y es en estos espacios donde el Conaculta instala centros de lectura equipados con tabletas electrónicas cargadas con publicaciones del consejo y aplicaciones de libros digitales publicados; se combina la lectura del formato digital con el impreso.

Asimismo, a través del Programa Nacional de Salas de Lecturas se promueve el acceso del libro a las regiones más apartadas del país a través de agentes de fomento a la lectura, que en la actualidad suman dos mil en el país.

Cada uno de estos agentes, que recibe capacitación previa, cuentan con un acervo inicial de 100 libros para atender a células de lectores conformadas por 20 personas que están en convivencia continua con los ejemplares, puntualizó.