“Los lectores quieren ser desafiados”: Katzenbach

En charla con MILENIO, el exitoso autor afirma que cuando escribe “lo importante es saber que la historia tenga un impacto social”.
Es uno de los más importantes escritores de "best sellers".
Es uno de los más importantes escritores de "best sellers". (Especial)

México

Las novelas de John Katzenbach (Nueva Jersey, 1950) se han vendido por millones en todo el mundo, e incluso algunas de ellas han sido llevadas a la pantalla grande con la interpretación de  actores célebres.

Su novela más exitosa ha sido El psicoanalista, con la cual fue llamado El Maestro del thriller psicológico, pero más allá de reconocerse como autor de best sellers, se define como un escritor preocupado en los lectores y, en especial, por escribir una mejor historia con cada nueva novela, que es su apuesta principal en El estudiante (Ediciones B). La trama es acerca de una pareja que lucha contra sus propios demonios —él contra el alcoholismo, ella contra la depresión— y decide investigar la muerte de un psiquiatra.

¿Qué es lo que ofrecen sus historias que despiertan tanto interés?

Cuando llegamos a un libro como El estudiante o El psicoanalista, los lectores son jalados hacia una historia que está llena no solo de preguntas sino también de respuestas. Y eso es lo que hace que la historia sea diferente a lo que vemos diariamente y lo que vemos en los noticieros, por ejemplo, por lo cual, normalmente vemos preguntas y muy pocas veces la respuesta a lo que está pasando o por qué sucedió un evento. En cierta forma, en una historia como la de El estudiante escapamos a ese mundo: se cree que el autor va a tener la capacidad de brindar las soluciones, y eso es lo que resultan atractivo.

¿Nos vemos reflejados en las historias?

Espero que así sea la situación. Es una observación interesante, porque al final, parece ser que eso hace que los lectores estén tan interesados. Cuando estoy en la escritura, lo importante es saber que la historia tenga un impacto social, una historia con la cual la gente se pueda identificar, que refleje algo de sus vidas.

¿Qué es lo que más le preocupa en sus novelas?

Poder contar la mejor historia posible dentro de mis capacidades, y contar una historia que haga que los lectores piensen y, en ese proceso, cuando terminen con la última página del libro, no sientan como que algo ha terminado, sino que puedan seguir pensando en esos aspectos a lo largo de los días, en algo que pueda llevarlos a considerar lo que el futuro les depara, uno de los aspectos más importantes cada vez que se escribe un thriller psicológico.

¿Piensa en el lector al escribir?

Definitivamente. Sé que voy a tratar de manipular las emociones del lector, por lo cual trato de ser perspicaz, sensato, y no quiero tener miedo de la controversia, porque sé que los lectores quieren ser desafiados.

¿Le plantea retos ser considerado un “best seller”?

Sí, el más simple de ellos es mi preocupación de que cada historia que cuente sea tan buena o mejor que la anterior, eso es muy importante para mí. Muchos escritores de best sellers empiezan a hacerse flojos: sus historias se hacen mucho más sencillas porque saben que van a vender mucho y no invierten tanto, y creo que eso sería como hacerle trampa a mis lectores. Tengo la misma perspectiva, el mismo enfoque hoy que cuando hice mi primer libro.

¿Y cómo logra ser diferente en cada obra?

Cada vez que empiezo a escribir una historia, la primera pregunta que me hago tiene que ver con mis personajes: ¿son diferentes?, ¿los temas son únicos?, ¿el suspenso es diferente? Siempre trato de hacerme las preguntas en el proceso de escritura; no es posible, como escritor, evitar el regreso a lo que te ha fascinado en el pasado, pero creo que cada vez lo cuento de una manera diferente. Es la pregunta que me mantiene despierto en las noches.

Estar en una lista de “best sellers” no siempre es bien visto en la crítica literaria.

Lo más importante como escritor es que siempre estés preocupado en la historia que estás contando, las palabras que pones en cada una de las páginas. Si me preocupara porque va a vender 10 copias o millones de ejemplares, ya desde ahí estaría cometiendo un error y eso sería abaratar mi historia. Esa tarea es lo que hace que escribir sea tan divertido

“Nunca he escrito una serie de novelas con el mismo personaje, y en lo más profundo de lo más oscuro de mi mente, creo que los escritores que hacen eso son un poco flojos”.