El respeto a las mujeres debería estar en el ADN: Óscar de la Borbolla

El autor de Las vocales malditas cuenta que la adaptación al teatro de su obra icónica lo tiene fascinado.

Ciudad de México

Dice el escritor Óscar de la Borbolla: “Ojalá nos viniera por la vía genética una actitud diferente hacia la mujer, pero nos viene por la vía de la educación y, lo que está sucediendo ahora es que hay una especie como de interrupción de una continuidad que había estado muy bien sostenida por parte de las feministas. Pero de pronto se abrió un hueco y volvimos a unas prácticas satánicas en las que el que manda es el macho alfa”.

TE RECOMENDAMOS: “La victoria reside en la dignidad”: Luis de Tavira

La reflexión es apropósito de que ha sido llevado al escenario su libro Las vocales malditas (1988), que reúne cinco cuentos, cada uno de ellos está escrito con una sola vocal, lo que se conoce como lipograma. No conforme con eso, los cuentos, como él dice, “celebra la subversión, deja de lado al dictador más grande que es Dios y le brinda un papel decoroso al Diablo, al pedirle a la humanidad que goce, que disfrute, que se bese, que ejerza su libertad”.

Las historias de este libro han sido retomadas por la compañía Historia de AEIOU Teatro que desde su fundación, hace 4 años, ha desarrollado montajes en torno a la mujer y la equidad.

Su nueva puesta en escena se llama Sopa de letras, es producida por Lialiana Durazo y dirigida por Renée Sabina, quienes también actúan. “Nace de la necesidad de decir que no, que no estamos de acuerdo con que la mujer no tiene libertad de hablar, reflexionar y de gozar su sexualidad; hoy por hoy la experiencia sexual de las mujeres, por ejemplo, es reprobada, en cambio la de los hombres halagada. Una mujer, si la tiene, debe callarlo ya no solo ante la sociedad sino ante su propia pareja”, dice Sabina.

Añade que como en los cuentos, la puesta en escena de los 5 monólogos que apelan directamente a la actuación sin artificios, hay una reivindicación del placer, del conocimiento femenino.  Son mujeres que se liberan de la opresión del matrimonio y de la sumisión, para experimentar la libertad de su cuerpo.

“Siempre ha sido mi sueño dorado ser dramaturgo, cosa que es muy difícil y a la que siempre le he rehuido. No lo esperaba y me tiene fascinado porque para alguien que siempre ve sus historias en letras, verlas hablar y moverse en el escenario es de verdad una tridimensionalidad que me ha dejado fascinado”, explica De la Borbolla, a propósito de esta experiencia escénica.

Con las actuaciones de Eugenia Díaz, Ana Lucía Robleda, Renée Sabina, Raquel Mijares y Liliana Durazo Sopa de letras se presenta en el Foro El Cubo (Grajales Robles 28, esquina Mier y Pesado, colonia Del Valle), a partir del 9 de octubre, todos los domingos a las 18:00 horas, y los miércoles de noviembre a las 20:30 horas.


ASS